PARA PODER LLEGAR A ENTENDER MUCHAS DE LAS COSAS QUE AHY AQUI, HAY QUE MIRARLAS CON LOS OJOS DEL "CORAZON".

.

.

..

.

domingo, abril 26, 2009

Crimen en Marte -- Arthur C.Clarke

Crimen en Marte
Arthur C.Clarke


- En Marte hay poca delincuencia - observó el inspector Rawlings con tristeza -. En
realidad, éste es el motivo principal de que regrese al Yard. De quedarme aquí
más tiempo, perdería toda mi práctica.
Estábamos sentados en el salón del observatorio principal del espaciopuerto de
Phobos, mirando las grietas resecas por el sol de la diminuta luna de Marte. El
cohete transbordador que nos había traído desde Marte se había marchado diez
minutos antes y ahora iniciaba la larga caída hacia el globo color ocre que colgaba
entre las estrellas. Media hora más tarde, subiríamos a la nave espacial en
dirección a la Tierra..., planeta en el que la mayoría de pasajeros nunca habían
puesto los pies, si bien aún lo llamaban «su patria»
- Al mismo tiempo - continuó el inspector -, de vez en cuando se presenta un caso
que presta interés a la vida. Usted, señor Maccar, es tratante en arte, y estoy
seguro que habrá oído hablar de lo ocurrido en la Ciudad del Meridiano hace un
par de meses.
- No creo - dijo el individuo regordete y de tez olivácea al que había tomado por
otro turista de regreso.
Por lo visto, el inspector ya había examinado la lista de pasajeros; me pregunté
qué sabría de mí y traté de tranquilizar mi conciencia, diciéndome que estaba
razonablemente limpia. Al fin y al cabo, todo el mundo pasaba algo de
contrabando por la aduana de Marte...
- La cosa se acalló - prosiguió el inspector -, pero hay asuntos que no pueden
mantenerse en secreto largo tiempo. Bien, un ladrón de joyas de la Tierra intentó
robar del Museo de Meridiano el mayor de los tesoros... la Diosa Sirena.
- ¡Eso es absurdo! - objeté -. Naturalmente, no tiene precio... pero no es más que
un pedazo de roca arenisca. Lo mismo podrían querer robar La Mona Lisa.
- Eso ya ha ocurrido también - sonrió sin alegría el inspector -. Y tal vez el motivo
fuese el mismo. Hay coleccionistas que pagarían una fortuna por tal objeto,
aunque sólo fuese para contemplarlo en secreto. ¿No está de acuerdo, señor
Maccar?
- Muy cierto - aseguró el experto en arte -. En mi profesión, hallamos a toda clase
de chiflados.
- Bien, ese individuo, que se llama Danny Weaver, debía recibir una buena suma
por el objeto. Y a no ser por una fantástica mala suerte, habría llevado a cabo el
robo.
El sistema de altavoces del espaciopuerto dio toda clase de excusas por un leve
retraso debido a la última comprobación del combustible, y pidió a varios
pasajeros que se presentasen en información. Mientras esperábamos que callase
la voz, recordé lo poco que sabía de la Diosa Sirena. Aunque no había visto el
original, llevaba una copia, como la mayoría de turistas, en mi equipaje. El objeto
llevaba el certificado del Departamento de Antigüedades de Marte garantizando
que «se trata de una reproducción a tamaño natural de la llamada Diosa Sirena,
descubierta en el mar Sirenium por la Tercera Expedición, en 2012 después de
Cristo (23 D.M.)»
Era raro que un objeto tan pequeño causara tantas discusiones. Medía Poco más
de veinte centímetros de altura, y nadie miraría el objeto dos veces de hallarse en
un museo de la Tierra. Se trataba de la cabeza de una joven, de rasgos levemente
orientales, con el cabello rizado en abundancia cerca del cráneo, los labios
entreabiertos en una expresión de placer o sorpresa... y nada más.
Pero se trataba de un enigma tan misterioso que había inspirado un centenar de
sectas religiosas, haciendo enloquecer a varios arqueólogos. Ya que una cabeza
tan perfectamente humana no podía ser hallada en Marte, cuyos únicos seres
inteligentes eran crustáceos... «langostas educadas», como los llamaban los
periódicos. Los aborígenes marcianos nunca habían inventado el vuelo espacial, y
su civilización desapareció antes de que el hombre apareciera sobre la Tierra.
Sin duda, la Diosa es ahora el misterio Número Uno del sistema solar. Supongo
que la respuesta no la obtendrán durante mi existencia..., si llegan a obtenerla.
- El plan de Danny era sumamente simple - prosiguió el inspector -. Ya saben
ustedes lo muertas que quedan las ciudades marcianas en domingo, cuando se
cierra todo y los colonos se quedan en casa para ver la televisión de la Tierra.
Danny confiaba en esto cuando se inscribió en el hotel de Meridiano Oeste, la
tarde del viernes. Tenía el sábado para recorrer el museo, un domingo solitario
para robar, y el lunes por la mañana sería otro de los turistas que saldrían de la
ciudad...
»A primera hora del domingo cruzó el parque, pasando al Meridiano Este, donde
se alza el museo. Por si no lo saben, la ciudad se llama del Meridiano porque está
exactamente en el grado 180 de longitud; en el parque hay una gran losa con el
Primer Meridiano grabado en ella, para que los visitantes puedan ser fotografiados
de pie en los dos hemisferios a la vez. Es asombroso cómo estas niñerías
divierten a la gente.
»Danny pasó el día recorriendo el museo como cualquier turista decidido a
aprovecharse del valor de la entrada. Pero a la hora de cierre no se marchó, sino
que se escondió en una de las galerías no abiertas al público, donde estaban
disponiendo una reconstrucción del período del último canal, que por falta de
dinero no habían terminado. Danny se quedó allí hasta medianoche, por si todavía
había en el edificio algún investigador entusiasta. Luego abandonó el escondite y
puso manos a la obra.
- Un momento - le interrumpí -. ¿Y el vigilante nocturno?
- ¡Mi querido amigo! En Marte no existen esos lujos. Ni siquiera hay señal de
alarma en el museo porque, ¿quién quiere robar trozos de piedra? Cierto, la Diosa
estaba encerrada en una vitrina de metal y cristal, por si algún cazador de
recuerdos se entusiasmaba con ella. Pero aun en el caso de ser robada, el ladrón
no podría ocultarla en ninguna parte, y, claro está, todo el tráfico de entrada y
salida de Marte será registrado.
Esto era exacto. Yo había pensado en términos de la Tierra, olvidando que cada
ciudad de Marte es un pequeño mundo cerrado por debajo del campo de fuerzas
que la protege del casi vacío congelador. Más allá de las protecciones electrónicas
existe sólo el vacío altamente hostil del exterior marciano, donde un hombre sin
protección moriría en pocos segundos. Y esto facilita las leyes de seguridad.
- Danny poseía una serie de herramientas excelentes, tan especializadas como las
de un relojero. La principal era una microsierra no mayor que un soldador, con una
hoja sumamente delgada, impulsada a un millón de ciclos por segundo, gracias a
un motor ultrasónico. Cortaba el cristal o el metal como mantequilla... y sólo
dejaba el corte del espesor de un cabello. Lo importante para Danny era no dejar
rastro de su labor.
»Ya habrán adivinado cómo pensaba operar. Cortaría la base de la vitrina y
sustituiría el original por una de las copias de la Diosa. Tal vez transcurriesen un
par de años antes de que un experto descubriera la verdad, y entonces el original
ya estaría en la Tierra, disimulado como una copia, con un certificado de
autenticidad. Listo, ¿eh?
»Debió ser algo espantoso trabajar en aquella galería a oscuras, con todos
aquellos pedruscos de millones de años de antigüedad, todos aquellos
inexplicables artefactos a su alrededor. En la Tierra, un museo ya es bastante
siniestro de noche, pero... es humano. Y la Galería Tres, donde está la Diosa,
resulta especialmente inquietante. Está llena de bajorrelieves con animales
increíbles luchando entre sí; parecen avispas gigantes, y la mayoría de
paleontólogos niegan que hayan existido alguna vez. Pero, imaginarios o no,
pertenecieron a este mundo, y no trastornaron tanto a Danny como la Diosa, que
le miraba a través de las edades, desafiándole a que explicara la presencia de ella
allí. Y esto le daba escalofríos. ¿Cómo lo sé? El me lo confesó.
»Danny empezó a trabajar con la vitrina con el mismo cuidado con que un
diamantista se dispone a cortar una gema. Tardó casi toda la noche en rajar la
trampilla, y amanecía cuando descansó, guardándose la microsierra. Aún faltaba
mucho que hacer, pero la parte más penosa había terminado. Colocar la copia en
la vitrina, comprobar su aspecto con las fotos que llevaba consigo y ocultar todas
las huellas le ocuparía gran parte del domingo, pero esto no lo inquietaba en
absoluto. Le quedaban otras veinticuatro horas y recibiría con agrado la llegada de
los primeros visitantes del lunes, momento en que podría mezclarse con ellos y
salir de allí.
»Fue un tremendo golpe para su sistema nervioso, por tanto, cuando a las ocho y
media abrieron las enormes puertas y el personal del museo, ocho en total, se
dispusieron a iniciar el día de trabajo. Danny corrió hacia la salida de emergencia,
abandonándolo todo: herramientas, la Diosa... todo.
»Y se llevó otra enorme sorpresa al verse en la calle; a aquella hora debía estar
completamente desierta, con todo el mundo en casa leyendo los periódicos
dominicales. Pero he aquí que los habitantes de Meridiano Este se encaminaban
hacia las fábricas y oficinas, como en cualquier día normal de trabajo.
»Cuando el pobre Danny llegó al hotel ya le aguardábamos. No hacía falta ser un
lince para comprender que sólo un visitante de la Tierra, y uno muy reciente había
pasado por alto el hecho que constituye la fama de la Ciudad del Meridiano. Y
supongo que ustedes ya lo habrán adivinado.
- Sinceramente, no - objeté -. No es posible visitar todo Marte en seis semanas, y
nunca pasé del Syrtis Mayor.
- Pues es sumamente sencillo, aunque no podemos censurar excesivamente a
Danny, puesto que incluso los habitantes del planeta caen ocasionalmente en la
misma trampa. Es una cosa que no nos preocupa en la Tierra, donde hemos
solucionado el problema con el océano Pacífico. Pero Marte, claro está, carece de
mares; y esto significa que alguien se ve obligado a vivir en la Línea de Fecha
Internacional...
»Danny planeó el robo desde Meridiano Oeste... Y allí era domingo, claro... y
seguía siendo domingo cuando lo atrapamos en el hotel. Pero en el Meridiano
Este, a menos de un kilómetro de distancia, sólo era sábado. ¡El pequeño cruce
del parque era toda la diferencia! Repito que fue mala suerte.
Hubo un largo momento de silencio.
- ¿Cuánto le largaron? - inquirí al fin.
- Tres años - repuso el inspector.
- No es mucho.
- Años de Marte..., casi seis de los nuestros. Y una multa que, por exacta
coincidencia, es exactamente el precio del billete de regreso a la Tierra.
Naturalmente, no está en la cárcel... pues en Marte no pueden permitirse tales
gastos. Danny tiene que trabajar para vivir, bajo una vigilancia discreta. Les dije
que el museo no podía pagar a un vigilante nocturno, ¿verdad? Bien, ahora tiene
uno. ¿Adivinan quién?
- ¡Todos los pasajeros dispónganse a subir a bordo dentro de diez minutos! ¡Por
favor, recojan sus maletas! - ordenó el altavoz.
Cuando empezamos a avanzar hacia la puerta, me vi impulsado a formular otra
pregunta:
- ¿Y la persona que contrató a Danny? Debía respaldarle mucho dinero. ¿Le
atraparon?
- Aún no; la persona, o personas, han borrado las huellas completamente, y creo
que Danny dijo la verdad al declarar que no podía darnos ninguna pista. Bien, ya
no es mi caso. Como dije, regreso al Yard. Pero un policía siempre tiene los ojos
bien abiertos... como un experto en arte, ¿eh, señor Maccar? Oh, parece haberse
puesto un poco verde en torno a las branquias. Tómese una de sus tabletas contra
el mareo espacial.
- No, gracias - repuso el señor Maccar -, estoy muy bien.
Su tono era desabrido; la temperatura social parecía haber descendido por debajo
de cero en los últimos minutos. Miré al señor Maccar y al inspector. Y de pronto
comprendí que la travesía sería muy interesante.