PARA PODER LLEGAR A ENTENDER MUCHAS DE LAS COSAS QUE AHY AQUI, HAY QUE MIRARLAS CON LOS OJOS DEL "CORAZON".

.

.

..

.

martes, junio 14, 2011

R.P.G. Y TODO EMPEZO EN ... STAR WARS -- RELATOS DE LOS Jedi

STAR  WARS





STAR WARS
RELATOS DE LOS Jedi

Caballeros de la Antigua República


Hace mucho, MUCHO tiempo
en una galaxia muy, muy lejana....
Parte Uno
Ulic Qel-Droma y las Guerras de las Bestias de Onderon



Narrador: Durante más de mil generaciones, los Caballeros Jedi fueron la fuerza más poderosa —y la más respetada— de la galaxia. En épocas anteriores al alzamiento del Emperador Palpatine, anteriores a la caída de Darth Vader, anteriores al nacimiento de Luke Skywalker, los Caballeros Jedi eran los guardianes de la paz y la justicia en la Antigua República.
A lo largo de muchos años, sus historias han perdurado. Dos de los más famosos de estos guerreros Jedi eran Ulic Qel-Droma y Nomi Sunrider. Jóvenes Caballeros Jedi de gran poder, que aprendieron a dominar los caminos de la Fuerza. Sus aventuras fueron un preludio a las grandes guerras que seguirían, al alzamiento y caída de imperios, y a todos los enfrentamientos futuros entre el Lado Oscuro y la Luz.
La batalla que alteraría el curso de la galaxia empieza en el planeta Arkania, donde el gran Maestro Jedi Arca entrena pacientemente a sus tres aprendices: el impetuoso joven Ulic Qel-Droma, su hermano Cay, y el alienígena llamado Tott Doneeta, miembro de la raza twi'lek. Presta atención ahora a estas historias sobre el bien y el mal... a estas leyendas de héroes y villanos que luchan por el control de la galaxia... a estos relatos de los Jedi...



Arkania Terreno de Entrenamiento

Ruidos de lucha. El zumbido de los servomotores de un droide, y un disparo de bláster. El gemido de un sable de luz al moverse, y un gruñido de dolor. Ulic Qel-Droma está desviando los disparos bláster de un droide.

Cay: ¡Buen bloqueo, Ulic!
Ulic: (Respirando con dificultad) Gracias, Cay.
Tott: Por la diosa de los Twi'leks, tu hermano maneja bien su sable de luz, Cay.

Ulic vuelve a enfrentarse al droide de entrenamiento.

Cay: Él es el mejor, Tott Doneeta. (Otro bloqueo) ¡Guau!
Tott: ¿Entonces, estás seguro de que no te gustaría un poco de ayuda, amigo?
Ulic: ¡Eh, sabes perfectamente que no hace falta preguntar eso, Tott Doneeta! ¡Puedo arreglármelas solo! Este droide de entrenamiento es viejo y lento.

Otro bloqueo del sable de luz.

Cay: Entonces quizá debamos subirle otra muesca. (Respetuosamente) Con su permiso, Maestro Arca...
Arca: (Con voz sabia y atemperada) Sí, Cay. Pienso que tu hermano mayor puede afrontar una prueba más difícil.
Cay: Bien, Ulic. El Maestro Jedi ha hablado. ¡Una prueba mejor para nuestro gran héroe!

Más ruidos de lucha.

Cay: Abriré un poco los reguladores de energía de este droide, y..... ¡allá va!

La velocidad de la lucha aumenta significativamente.

Ulic: ¡Ja, ja, eso está mejor! ¡Pero todavía (gruñido) no es (gruñido) suficiente... uhh... para... uhh... vencerme!

Ulic corta el brazo del droide que sostenía el bláster, y apaga su sable de luz.

Ulic: ¡Se acabó!
Cay: ¡Hurra!
Tott: (Risita) Bien hecho, Ulic.
Ulic: Gracias, gracias.
Arca: Pero yo creo que deberías...

El droide dispara a Ulic en la espalda con su otro brazo. Sólo es un ligero rasguño. Ulic suelta un pequeño gemido.

Arca: ...cuidar tu espalda, mi joven aprendiz.
Cay: ¡Ulic! ¡Tenías que haber sabido que el droide todavía estaba armado! ¿Estás bien?
Ulic: Uh... claro, Cay. Simplemente un ego magullado, nada más.
Tott: Tu hermano deja que su valor nuble su mente, Cay.
Arca: Tott Doneeta dice bien, Ulic. Un Jedi necesita algo más que mera valentía. El exceso de confianza ha causado la destrucción de muchos guerreros curtidos. Deja que la Fuerza sea tu fortaleza.
Ulic: Tienes razón. Como de costumbre, Maestro Arca. Si ese droide de entrenamiento hubiera estado usando fuerza mortal, yo sería ahora mismo una silueta quemada en la pared.
Cay: Bueno, en cualquier caso hiciste un trabajo bastante bueno con él.

Cay abre el droide.

Cay: Será mejor que me ponga a arreglarlo.
Arca: Siéntate, Cay. El droide puede esperar. Tengo una historia que contaros a los tres. Pero..... debéis escuchar como un Jedi escucha.
Ulic: (Cuchicheando) ¡Cay, presta atención! ¡Es irrespetuoso arreglar tu sable de luz cuando un Maestro Jedi está hablando contigo!
Cay: (Cuchicheando) ¡No estoy arreglándolo, Ulic! ¡Estoy poniendo a punto la hoja!
Ulic: ¡Shh!
Arca: (Concentrándose) Abrid vuestros pensamientos a mí. Dejad que mis palabras se conviertan en imágenes en vuestras mentes. Escúchame, Ulic... escúchame, Cay… escúchame, Tott Doneeta…

El viento sopla, mientras el Maestro usa la Fuerza para plantar imágenes de su historia en las mentes de sus estudiantes.

Arca: A través de la Fuerza, veréis cosas... otros lugares... el futuro, el pasado... (Pausa) A años luz de aquí, orbitando un sol amarillo, está el mundo de Onderon, rodeado por sus cuatro lunas.

Se oyen los pasos de un animal grande, en suelo rocoso.

Cay: Yo..... puedo verlo. Es un lugar terrible. Desolado...
Ulic: Yo lo veo también. Hay criaturas que viven allí. Monstruos con alas..... ¡grandes como skyhoppers!

Se oye el agudo chillido de una criatura voladora que se lanza en picado sobre criatura que caminaba en el suelo.

Ulic: ...con terribles mandíbulas...
Tott: Yo también tengo esa visión. ¿Es el futuro, o...?
Arca: El pasado. Veis el pasado lejano del planeta Onderon. Hace eones, las atmósferas de Onderon y su cuarta luna se tocaron brevemente durante la estación de verano. En esos días, varias de estas criaturas salvajes aprendieron a escapar de los confines de su hogar, en la luna, y emigraron al planeta Onderon.

Se oye el ruido de una pequeña aldea.

Ulic: Pero... ¡hay personas en ese planeta! Primitivos... desvalidos... ¡serán aniquilados!

Se oye el grito de las bestias aproximándose.

Hombre de la aldea: ¿Qué es eso?
Mujer de la aldea: Criaturas... ¡saliendo de las nubes!
Hombre de la aldea: ¡¡Están viniendo hacia aquí!! ¡¡¡Cuidado!!!
Mujer de la aldea: Mi bebé... ¡¡¡¡¡Tiene a mi bebé!!!!!

Arca: Y así ocurrió. Los pacíficos onderonianos estaban absolutamente desprevenidos ante el ataque de estas bestias salvajes. Las criaturas aladas los cazaron y los comieron a voluntad. Crecieron, y se multiplicaron. Los mansos onderonianos se vieron forzados a desarrollar armas letales. En unos pocos años, los onderonianos aprendieron los placeres de la caza, y empezaron a matar a los monstruos por su carne. Y por deporte.
Tott: Maestro, mi pueblola raza Twi'lek del planeta Ryloth dice que “la Guerra es el principio de la civilización”.
Arca: Bien, Tott, en el planeta Onderon ese fue ciertamente el caso. Mirad la visión, mientras pasan los eones...
Ulic: Veo a las tribus desaparecer. La civilización empieza. La cultura tribal evolucionó en civilización. Pero, Maestro Arca..., la visión es... extraña. No veo más que UNA ciudad gigantesca en todo el planeta.
Arca: Sólo hay una ciudad en Onderon. Debido a la amenaza constante de las bestias, la sociedad onderoniana se desarrolló en una gran fortaleza amurallada, llamada Iziz.
Cay: En la visión, crece año tras año.
Ulic: ¡Nunca he visto una ciudad tan grande! ¡Debe haber millones de habitantes!

Se oye el grito de las Bestias.

Cay: ¡¡Cuidado!! ¡¡¡Las bestias están atacando!!!
Arca: Tranquilo, Cay. Es sólo una visión. Año tras año, las Bestias aladas atacaron la ciudad, atraídas por el olor de carne onderoniana. Pero las personas desarrollaron armas más poderosas, y rechazaban a las criaturas...

Disparos de una forma primitiva de arma bláster.

Arca: En el interior de la ciudad, reinaba la civilización. Pero más allá de sus paredes, la mayoría del planeta seguía siendo un páramo salvaje, gobernado por las viles Bestias.

Juez: (Con voz distinguida) ¡¡Por crímenes cometidos contra la ciudad, te destierro a las tierras salvajes más allá de los Muros!!
Criminal: ¡¡No!! ¡¡¡¡¡Nnnooo!!!!!

Arca: Durante años, los onderonianos adoptaron la costumbre de desterrar a los delincuentes a las tierras salvajes.

Guardia: ¡Sal fuera, criminal!
Criminal: Noo... ten piedad... ¡¡¡¡¡Nnnnoooooo!!!!

El guardia empuja al delincuente el exterior por la puerta abierta. Se oye el grito de una Bestia. Tras unos ruidos de arañazos y desgarros, el delincuente muere entre balbuceos.

Arca: Al principio, los monstruos proveyeron una ejecución rápida y eficaz para estos proscritos. Pero, con el tiempo, los bandidos aprendieron a domar a las Bestias voladoras.

Se oye el gruñido de una Bestia.

Bandido: ¡Átala!
Bandido 2: ¡Afianza esa soga! ¡Cuidado con las mandíbulas!
Bandido: ¡Ponle el bozal!

Arca: Algunos de los proscritos se establecieron como poderosos señores de la guerra, con grandes ejércitos de malvadas Bestias bajo su mando. Onderon se convirtió en un mundo dividido. Un mundo constantemente en guerra, puesto que tanto los bandidos como los moradores de la ciudad desarrollaron armas de destrucción cada vez más poderosas.
Ulic: La visión... está desvaneciéndose...
Arca: Hemos alcanzado el presente. Ahora, el pueblo de Onderon ha pedido a la República que interceda. Y la República, a su vez, ha llamado a los Jedi para que presten su ayuda. Yo he accedido a convertirme en guardián del sistema de Onderon.
Ulic: ¿Vas dejarnos, Maestro Arca? ¿O nos llevarás contigo?
Arca: No voy a llevaros conmigo, Ulic. Porque yo me quedo aquí. Vosotros iréis a Onderon.
Ulic, Cay y Tott: ¿¡¿Qué?!?
Cay: ¿Nosotros? No entiendo...
Ulic: ¿No te das cuenta, Cay? Por fin, después de todos estos años de entrenamiento... ¡nos han dado nuestra primera misión!



Arkania Pista de aterrizaje — Al día siguiente

La nave de Ulic y Cay el Nebulon Ranger calienta motores, preparándose para el despegue.

Ulic: Tott Doneeta y mi hermano ya están a bordo el Nebulon Ranger, Maestro Arca. Yo sólo quería darte gracias de nuevo. No te fallaremos.
Arca: Los onderonianos han pedido ayuda para terminar con siglos de guerra. Querrán que luchéis, pero recuerda, Ulic... los Jedi traen paz. Usad vuestras armas como último recurso.
Ulic: Haremos lo que pides, Maestro. Sólo queremos que nos guardes en tus pensamientos.
Arca: En el poder de la Fuerza, yo estaré contigo, Ulic. Pero esto va a ser una prueba de tu fortaleza como Caballero. Tú y tus compañeros debéis crear vuestro propio camino a través de las dificultades que encontraréis. Que la Fuerza os acompañe.

Un momento más tarde, el Nebulon Ranger despega.



Cabina del Nebulon Ranger — Varias horas más tarde

Sonidos normales de la cabina. Un pitido más fuerte.

Cay: Ulic, la computadora de la navegación dice que estamos aproximándonos el sistema onderoniano. Sentiremos el efecto de su gravedad cualquier momento.
Ulic: Deja de trastear con los instrumentos, Cay. Relájate. Tott Doneeta me estaba contando más cosas acerca de su planeta natal.
Tott: Como iba diciendo... mi pueblo, los Twi'leks, tenemos una antigua y rica historia de no violencia. Preferimos el intelecto y la astucia a la fuerza bruta.
Cay: Entrando en el pozo de gravedad de Onderon, Ulic. Estoy conectando los motores sublumínicos.
Ulic: Pero yo he oído que algunos Twi’leks han empezado a formar alianzas con seres extraplanetarios, Tott. Incluso con contrabandistas como los Hutts.
Cay: Motores sublumínicos conectados. Entrando en la atmósfera.
Tott: Todas las especies tienen sus miembros perdidos, Ulic. No puedes hacer a una raza responsable de las acciones de...

Una sirena detiene toda la conversación.

Cay: ¡Siento interrumpir vuestra charla con mis problemas, muchachos, pero tengo una bandada de pájaros gigantes en trayectoria de colisión!

Ulic toma los controles.

Ulic: Bien. Angula el escudo deflector, Tott. Haré descender al Nebulon Ranger otros 1.000 metros. Eso debería...
Cay: No parece buena idea, Ulic. La bandada entera está maniobrando para golpearnos.
Ulic: ¿Qué clase de pájaros locos haría...?
Tott: Tengo contacto visual, Ulic. No son pájaros. ¡Son los Jinetes Salvajes! ¡Armados con...

El Nebulon Ranger recibe fuertes golpes. Disparos bláster. Gritos de las Bestias.

Ulic: ...blásteres pesados! Comenzando maniobras evasivas...
Tott: Los deflectores aguantan. ¿Devuelvo el fuego?
Ulic: No. El Maestro Arca nos envió aquí para conseguir la paz. Volaremos a través de la bandada sin disparar un tiro. Cay, avisa la ciudad.
Cay: Estoy en ello. (Activa el comunicador) Atención, ciudad de Iziz. Aquí el Nebulon Ranger, pidiendo permiso para aterrizar. ¡Repito, Nebulon Ranger pidiendo permiso para aterrizar!
Novar: (Una voz orgullosa, distorsionada por el comunicador) Le recibimos, Nebulon Ranger. Le estábamos esperando. Cambie a curso 030 hacia el muelle espacial real.
Ulic: Tenemos un pequeño problema, Iziz. De hecho, estimamos que son de 30 a 40 pequeños problemas. Los Jinetes Salvajes usan nuestra nave para hacer prácticas de puntería.
Novar: Continúe con su actual rumbo, Nebulon Ranger. Nuestras baterías defensivas se encargarán de esos Jinetes Salvajes.

El fuego del cañón pesado de la ciudad golpea a las Bestias.



Exterior del Nebulon Ranger

Jinete 1: Esa nave está logrando abrirse paso. Va a llegar a la ciudad.
Jinete 2: ¡Debemos detenerlo! ¡No debemos permitir que los Jedi alcancen Iziz! ¡Mandaré a mis Jinetes Salvajes tras ellos! (Azuza a su Bestia) ¡¡Hi-yah!!
Jinete 1: ¡Espera! ¡Aquí no! Estamos demasiado cerca del perímetro. Esos turboblásters pueden...

Los turbobláster disparan. Se oye el grito del Jinete Salvaje cuando él y su Bestia mueren carbonizados.

Jinete 1: Demasiado tarde. Otro buen jinete perdido a manos de los moradores de la ciudad. Lo pagarán... con sangre.



Iziz Pista de aterrizaje

El Nebulon Ranger aterriza en la pista. Se abre la compuerta.

Novar: Caballeros Jedi. Sed bienvenidos. Yo soy Novar, consejero de la Reina Amanoa, gobernante de Iziz.
Ulic: ¿La Reina Amanoa? Habíamos oído que el Rey Ommin gobernaba la ciudad.
Novar: Tristemente, el Rey ha... caído en la oscuridad recientemente. La Reina Amanoa gobierna aquí en su gran nombre.
Ulic: Yo soy Ulic Qel-Droma. Éste es mi hermano Cay. Y éste...
Novar: (Enfurecido súbitamente) ¡¡¡Una forma de vida alienígena!!! ¡¡¡Guardias!!! ¡¡¡Deténganlo!!!!

Tott es abordado por dos corpulentos guardias.

Ulic: (Alarmado) ¿¡¿Eh, qué está pasando?!? ¡Éste es Tott Doneeta, nuestro compañero! Di a tus matones acorazados que...
Novar: (Fríamente) Está estrictamente prohibido que los alienígenas entren en la ciudadela Real. Los protectores Reales se llevarán a éste para... interrogarlo.

Dos sables de luz se encienden simultáneamente.

Ulic: (Enfadándose) ¿¡¿Qué os he dicho?!? ¡¡¡Somos Jedi!!! ¡¡¡¡Soltadle!!!!
Novar: Ten cuidado, Jedi. Las amenazas mortales por tu parte causarán severas repercusiones políticas.

El comunicador de Novar emite un pitido.

Consejero Real: Novar, la Reina ordena conducir a los tres Jedi al salón del trono. ¡¡Enseguida!!



Iziz Palacio Real — Pasillo / Salón del Trono

Se oye, en la distancia, a la corte real.

Novar: El salón del trono de la Reina está justo enfrente.
Cay: Es una ciudad imponente. ¿No crees, Tott?
Tott: Desde luego, Cay. Cubre cientos de millas cuadradas. Deben de vivir millones de personas dentro de sus muros. Pero le encuentro algo... perturbador.
Ulic: Oh, simplemente estás enfadado por el malentendido en la bahía de atraque, Tott. Recuerda... estamos aquí para restablecer la paz.

Se abre la puerta que da acceso al salón del trono. El murmullo de la corte real desaparece para dejar paso al silencio.

Novar: Caballeros Jedi, ésta es Su Majestad, la Reina Amanoa. Y su hija, la Princesa Galia.
Amanoa: (Con voz vieja y gastada) ¿¿Éstos son los Jedi??
Galia: (Con una voz mucho más joven, de 16 años) Parecen jóvenes sin experiencia.
Ulic: Reina Amanoa, yo soy Ulic Qel-Droma. Éstos son mis compañeros.
Amanoa: Ven, ven, muchacho. Cuando pedimos ayuda para tratar con éstos Jinetes Salvajes, esperábamos a un gran Maestro Jedi. No a unos muchachos.
Ulic: El Maestro Arca ha confiado en nosotros encargándonos la tarea de traer paz a este sistema. Por favor, compréndalo, Reina Amanoa... una vez se una a la República, la fuerza de todos los Jedi estará para servirle.
Amanoa: (No parece impresionada) Un buen discurso, muchachito. Pero nos reservaremos nuestra opinión. Entretanto, déjame presentarte a mi hija, La Princesa Galia.
Galia: Es un honor conocer a un Jedi tan... joven.
Cay: (Irritado) Ohh... Me estoy cansando de esto...
Amanoa: Jedi, como sabéis, estamos infestados por bandidos. Estos Jinetes Salvajes son liderados por un salvaje llamado Oron Kira. Mi pobre hija ni siquiera puede ir al bosque sin cien hombres armados. Pero yo creo que la amenaza se ha vuelto aún más seria. El ataque a tu nave sugiere que los bandidos tienen ahora espías dentro de la propia ciudad. De algún modo, supieron de tu llegada incluso antes que nosotros. Yo…

Explosiones lejanas en el exterior.

Amanoa: ¿Qué fue eso? ¿Novar?
Novar: ¡En pantalla!

La pantalla se activa

Guardia: (En el comunicador, lleno de estática) ...Baluarte norte, dirigiéndose hacia el palacio... ¡Repito, los Jinetes Salvajes han penetrado por el baluarte norte! Se dirigen hacia el...

¡¡Una GRAN explosión, justo en el salón del trono!! Las vidrieras estallan, y el aullido de las Bestias llena la cámara. Comienzan a llover disparos bláster...

Ulic: ¡¡Los Jinetes Salvajes!!
Amanoa: ¡¡Guardias!! ¡¡Protegednos!!
Tott: ¡Por la diosa Twi'lek... es el mismo hatajo de canallas que atacó el Ranger!
Amanoa: Aquí tienes la oportunidad de demostrar la fuerza de tu promesa, Jedi. ¿Nos ayudarás ahora a defender nuestra ciudad?
Ulic: Sí.

Ulic enciende su sable de luz. Cay y Tott hacen lo mismo.

Ulic: Me sentiré muy honrado de hacerlo. ¿Cay, Tott, estáis conmigo?
Cay: ¡Estamos contigo, hermano! ¡¡Vamos!!

Los tres Jedi se lanzan contra los Jinetes Salvajes, tajando y acuchillando.

Amanoa: Ven, hija mía. Huiremos mientras los Jedi retienen a nuestros enemigos.
Galia: (Sorprendentemente vacilante) Pero Madre, yo...
Amanoa: ¡Ven! Mis guardaespaldas personales nos defenderán.

Una Bestia grita en el fragor de la batalla.

Jinete 1: ¡Peste de Jedi!! ¡Mi bestia os comerá vivos!

Una cuchillada del sable de luz, y el golpe húmedo de algo que cae al suelo.

Ulic: ¡Primero tendrás que reinsertarle la cabeza en el cuello!
Cay: ¡Buen trabajo, Ulic!
Ulic: ¡Éstos Jinetes Salvajes no son ningún problema! ¡Entre nosotros y los guardias de palacio, acabaremos con ellos!
Tott: No te precipites demasiado, Ulic. Vi como dos Jinetes Salvajes lograban pasar. Apostaría el rescate de un Hutt a que persiguen a la Reina.....
Ulic: Bien, Tott. Tú y Cay seguidles. Yo mantendré a este grupo ocupado.
Tott: ¿Estás bromeando? ¡No puedes ocuparte de este grupo tú solo!
Ulic: ¡No te preocupes, Tott! ¡Ve! ¡Éstos Jinetes Salvajes son más lentos que un droide de entrenamiento de tercera clase!



Iziz Palacio Real — Pasillo que conduce a los aposentos de la Reina

Ruido de pasos a la carrera.

Jinete 1: Date prisa, Gobee. Eres más lento que un droide de entrenamiento de tercera clase.
Gobee: ¡Estoy corriendo tan rápido como puedo! ¡Estoy acostumbrado a montar a lomos de mi Bestia, no a correr por los pasillos del palacio Real!
Guardaespaldas: Ésta será vuestra primera y última visita, Jinetes Salvajes.
Jinete 1: Que me aspen si no son dos de los guardaespaldas Reales. Y también está la Reina... y su encantadora hija...
Galia: Madre...
Amanoa: ¡Guardias, defiéndannos!
Guardaespaldas 2: ¡Ríndanse o mueran, invasores!
Jinete 1: (Divertido) ¿Ha dicho “mueran”?
Gobee: Eso es lo que dijo.

Los dos Jinetes Salvajes abaten a los dos guardaespaldas con sus blásters.

Jinete 1: Ahora, Reina Amanoa...
Amanoa: ¡¡¡Malditos enemigos!!! (Su voz se llena de ecos) ¡¡¡Invoco el poder del antiguo Jedi, Freedon Nadd, sobre vosotros!!!

Jinete 1: ...Hmm, no ocurre nada.
Gobee: ...Oh, bueno.

Gobee dispara a la Reina.

Gobee: (Riéndose) ¡Parece que Freedon Nadd no quiso hacer "nadd"a!
Galia: ¡¡Malditos Jinetes Salvajes, la habéis matado!!
Jinete 1: No te preocupes, Princesa, sólo está ligeramente aturdida. Se repondrá en unos segundos. Ahora, vamos. ¡Te vienes con nosotros!

Los Jinetes Salvajes (con la Princesa Galia a cuestas) se apresuran a salir del corredor. Un momento más tarde, los dos Caballeros Jedi irrumpen en él.
Amanoa gime al volver en sí. Comienza a sollozar.

Cay: ¡Vamos, Tott! ¡Creo que están por aquí!
Amanoa: Se ha ido... mi hija se ha ido...
Cay: ¡Tott, encontré los cuerpos! ¡Los Jinetes Salvajes mataron a los guardias, y a la Reina Amanoa!
Tott: No, Cay. La Reina está viva.
Amanoa: ¡¡¡Malditos Jedi!!! ¡¡¡Dijisteis que veníais a protegernos!!!
Cay: ¿Majestad, dónde está su hija?
Amanoa: Se la han llevado. Mi pobre Galia... ¡¡¡raptada por esos salvajes!!!

Ulic llega corriendo.

Ulic: Cay, Tott, os seguí tan pronto como pude. Los Jinetes Salvajes retrocedieron y comenzaron a huir... Supongo que éramos demasiados... ¿Qué... qué pasó aquí?
Amanoa: ¿¡¿Ulic Qel-Droma, es esta mi recompensa por pediros ayuda para nuestra ciudad sitiada?!? La pérdida de mi hija..... ¡¡Yo exijo, en nombre de la República, que busquéis a los secuestradores y la traigáis de vuelta!!
Ulic: Tiene nuestra palabra, Majestad.
Tott: (En voz baja) Ulic... ¿puedo hablar contigo? (Pausa. Luego, confidencialmente) El Maestro Arca te puso a cargo de esta misión, Ulic, pero también dijo que eres confiado en exceso. Creo que deberíamos informar al Maestro Arca y dejar que él decida
Ulic: No. No, es nuestra oportunidad de demostrar al Maestro Arca que somos dignos de ser llamados Caballeros Jedi.
Tott: No sé, Ulic. Yo no confío en estas personas... hay algo en ellos...
Ulic: ¡Reina Amanoa, partiremos enseguida hacia las tierras salvajes de Onderon! ¡No volveremos hasta que hayamos liberado a su hija!

Los tres Caballeros Jedi comienzan su marcha.

Amanoa: (Con una ligera risita) ¡¡Excelente, joven Jedi!! (Perversamente) Excelente...



Selva de Onderon

Ruidos de la selva.

Gobee: (Bostezo) Eh, tío, odio este tipo de trabajo. No sé por qué Oron Kira nos ha situado aquí fuera en medio de la selva.
Guarda 2: Vamos, Gobee, mantén la vista en tus instrumentos. Oron Kira es el jefe. Y dice que éstos torpedos de seguimiento que estamos manejando son importantes. Ahora que tenemos cautiva a la Princesa, seguro que la Reina manda patrullas de búsqueda.
Gobee: Sí, claro. Pero esos operadores de sensores de la ciudad no podrían ni encontrar sus espaldas en la bañera. Jamás nos encontrarán en este bosque...

Suena la alarma del sensor. El Nebulon Ranger ruge justo sobre sus cabezas, yendo a toda velocidad.

Guarda 2: ¿¿Sí?? ¿¡¿Entonces qué es eso?!?
Gobee: ¡¡Es una nave extraplanetaria, y está dirigiéndose directamente hacia el escondite de Oron Kira!!



Cabina del Nebulon Ranger

Sonidos normales de la cabina. Ulic realiza algunos ajustes en los instrumentos. Suena la alarma del sensor.

Cay: Ulic, tengo una lectura de potencia justo delante. Parece un generador principal... lo suficientemente grande como para dar energía a una ciudad pequeña.
Tott: Contacto visual... ¡es una pequeña fortaleza, construida en la ladera de la montaña! Puedo ver varias de esas Bestias aladas, rodeando la torre.
Ulic: Ése debe ser el escondite de los Jinetes Salvajes, Cay. Tott, baja nuestra velocidad a impulso medio, y dirígete a...

Se activa otra alarma.

Cay: Ulic, capto un objeto pequeño en vuelo, dirigiéndose hacia nosotros.
Ulic: ¿Qué pasa, más Jinetes Salvajes con blásters manuales?
Cay: Negativo. ¡Es un torpedo de seguimiento, avanzando a seis puntos sobre la velocidad de sonido! ¡¡Tott, activa los escudos!! Activa los esc...

Hay una gigantesca explosión... y a continuación una estruendosa caída.



Exterior del Nebulon Ranger Un poco más tarde

La compuerta del Ranger se abre con un crujido. Los tres Jedi descienden de la nave.
Tott: (Toses) Creo que aún estamos vivos.
Ulic: Eh, Cay… ¿sigues de una pieza?
Cay: (Jadeo) Desde luego. (Tos) De una pieza. Una pieza realmente magullada, pero una pieza. No puedo creer que hayamos sobrevivido a eso.
Ulic: Lo hicimos, gracias a Tott.
Tott: Activé los escudos. Demasiado tarde para detener el torpedo, pero los escudos absorbieron parte de la energía de la explosión. Entonces, cuando el Ranger cayó, angulé los escudos para amortiguar nuestra caída.
Ulic: ¿Informe de daños, Cay?

Cay comienza a hurgar en el destrozado motor del Ranger.

Cay: Activando computadora.

Pitido de la computadora.

Computadora: Valoración de Daños. Especifique parámetros.
Cay: Impulso sublumínico.
Computadora: En progreso... valoración de daños. Sistemas sublumínicos: Impulso iónico... operacional al 20%. Retropropulsores de combustible sólido... operacionales al 40%. Estabilizadores inerciales... inoperantes. Plano de deriva lateral... inoperante. Transpondedor sublumínico... inoperante.
Ulic: Hmm. Supongo que eso significa que la nave no se moverá.
Cay: Eso es lo que significa. Yo puedo arreglar los estabilizadores y el plano de deriva lateral, pero... me llevará un día por lo menos.
Ulic: Bien, Cay. Quédate aquí con la nave y mira qué puedes hacer. Tott y yo investigaremos esa fortaleza que avistamos antes de que cayéramos.



Selva

Pasos en suelo húmedo.

Guardia 1: ¿Estás seguro de que cayeron en esta zona, Gobee?
Gobee: ¡Sé cómo interpretar mi visor de rastreo! Esos Jedi están cerca de aquí, en alguna parte... El problema es que la misma selva que nos oculta de los moradores de la ciudad oculta a esos Jedi de nosotros.
Guarda 1: Tendremos que seguir buscando hasta que...
Ulic: ¿Hasta que nos encuentres, Jinete Salvaje?
Guardia 1: ¡¡Allí están!!

Los dos Jinetes Salvajes alzan sus armas.

Guardia 1: ¡Bien, Jedi, mantened vuestras manos lejos de esos sables de luz!
Tott: No necesitamos sables de luz para enfrentarnos a vosotros.

La Fuerza se vuelve audible, como un zumbido creciente.

Guardia #1: ¿Eh?
Ulic: (Su voz suena con eco) Debéis apartar vuestras armas.
Guardia 1 y Gobee: Debemos apartar nuestras armas.
Ulic: (Su voz suena con eco) Y decirnos dónde estamos.
Gobee: Estáis en las tierras salvajes de Onderon, cerca de la fortaleza de nuestro líder, Oron Kira.
Tott: Buen trabajo, Ulic. Tus habilidades de control se han vuelto poderosas.
Ulic: (Su voz suena con eco) ¿Dónde está la Princesa Galia?
Gobee: En la fortaleza. Va a casarse con Oron Kira.
Ulic: ¿¡Casarse!?
Tott: ¡¡Ulic, debemos detenerlos!!
Ulic: (Su voz suena con eco) ¡Condúcenos hasta Oron Kira!



Interior de la Base de los Jinetes Salvajes

Una sala grande, llena a rebosar. Se oye un golpear de varas, y un cántico: "Daw nee sha... daw nee sha..."

Sacerdote: Nos reunimos bajo las cuatro lunas de Onderon para realizar la ceremonia de unión. ¿Quién de entre vosotros se servirá de testigo en este gran evento?
Jinete 2: ¡¡¡Nosotros!!! ¡¡Los guerreros de Oron Kira!!
Jinetes: ¡¡¡Sí, sí!!!
Sacerdote: Entonces seréis testigos de los votos eternos de estas dos personas. Galia, Princesa de Onderon...



Exterior de la Base de los Jinetes Salvajes

La celebración puede oírse, a duras penas, desde fuera.

Sacerdote: (Sólo se oye como un ligero murmullo) ...y Oron de la Casa de Kira...

Ulic gruñe al encaramarse a la puerta.

Tott: ¡Ulic, échame una mano!
Sacerdote: ...bebed de la copa de...
Ulic: Vamos, Tott. Aaaa... (umm)...rriba. Ya está.
Tott: Por la diosa Twi'lek. Ulic, debe haber 400 Jinetes Salvajes allí abajo.
Ulic: Y está Princesa Galia. Parece que están forzándole a que se case con ese salvaje saco de músculos de pelo largo.
Tott: ¿Cómo vamos a detener la ceremonia?
Ulic: Fácil.

Ulic enciende su sable de luz. Tott hace lo mismo.

Ulic: Se lo pediremos educadamente.



Interior de la Base de los Jinetes Salvajes

Sacerdote: Princesa Galia, en el nombre de las cuatro lunas de Onderon, toma la mano de Oron Kira...
Ulic: ¡¡¡Alto!!!

El cántico y los golpeteos se detienen.

Oron: (A quien conocíamos anteriormente como Jinete 1) ¿¡Quién se atreve a interrumpir la ceremonia de unión!?
Ulic: ¡Yo! ¡Ulic Qel-Droma de los Jedi!
Oron: ¿Un Caballero Jedi? ¿¡¿Aquí?!? ¡¡Guardias, atrapadle!!

Disparos bláster. Ulic los bloquea con su sable. Los guardias gritan cuando las descargas se vuelven contra ellos.

Ulic: ¡¡He jurado rescatar a la Princesa Galia y... umm... nada... uhh... se interpondrá... uuf... en mi camino!!
Oron: Impresionante. ¡¡Pero veamos cómo tus poderes Jedi te ayudan contra mí, Oron Kira!!
Tott: ¡Él no está solo, Jinete Salvaje! ¡Tott Doneeta está junto a él!
Galia: ¡¡¡Quietos!!!
Ulic: ¿Qué...?
Galia: ¿¡Por qué no me dejáis tranquila, Jedi!?
Ulic: ¡Princesa Galia, estoy aquí para rescatarte y llevarte de vuelta a tu madre!
Galia: ¡¡Idiota!! Yo no quiero ser rescatada. ¡¡¡Yo quiero casarme con Oron Kira!!!

Base de los Jinetes Salvajes — Poco tiempo después

Una fiesta está en pleno apogeo. Se oye el tintineo de vasos chocándose, entre la alegría general.

Oron: ¡Comed! ¡Bebed! ¡Celebremos todos la boda de Oron Kira, Señor de los Jinetes Salvajes!
Ulic: ¿Qué ocurre, Cay? ¿Por qué no comes?
Cay: Todavía estoy desconcertado, Ulic. Tú y Tott me dejáis solo en la selva arreglando el Nebulon Ranger mientras os marcháis para rescatar a la Princesa Galia. Lo siguiente que sé es que regresas y me cuentas que ¡la Princesa se ha casado felizmente con el líder de éstos Jinetes Salvajes, y estamos invitados a la fiesta! Tott, ¿¿tú le ves sentido a esto??
Tott: La primera lección que aprendí como Jedi, Cay, es que las cosas raramente son lo que parecen.
Oron: Es simple, Jedi. He amado a la Princesa Galia durante años. Y ella me amaba.
Cay: Pero lo que yo no entiendo es... en primer lugar, ¿cómo vosotros dos, de diferentes bandos enfrentados, llegasteis a encontraros?
Galia: Los Jinetes Salvajes han estado entrando y saliendo de la ciudad durante años, tratando en secreto con las bajas jerarquías de los políticos.
Oron: Sí. Estábamos preparando el derrocamiento del gobierno.
Ulic: Nosotros vinimos aquí para prevenir una guerra, Señor de las Bestias.
Oron: Hmm. Estoy preparado para hablar de paz. Pero también estoy listo para hacer la guerra.
Jinetes Salvajes: ¡¡¡Sí, sí!!!
Galia: Pero de cualquier modo, Jedi, Oron y yo íbamos a casarnos.
Oron: Era impensable que la hija Real de Onderon se casara con un Jinete Salvaje.
Galia: Por eso preparamos mi secuestro. Era todo una mascarada.
Ulic: ¡Pero los Jinetes Salvajes mataron a tus soldados durante esa tal mascarada!
Galia: Hombres crueles. Hombres malvados. Merecían morir.
Ulic: Nadie merece...
Galia: Ulic... Yo amo mi ciudad. Yo amo a mi madre y a mi padre moribundo. Pero ya no puedo vivir bajo el manto del Lado Oscuro de la Fuerza.

Ulic se pone en pie de un salto, echando su plato lejos.

Ulic: ¿¡¿El Lado Oscuro?!? ¿¡¿Cómo puede estar el Lado Oscuro en Onderon?!? Habéis tenido tan poco contacto con otros sistemas estelares...
Oron: Hace cuatro siglos, un Caballero Jedi llamado Freedon Nadd trajo el poder oscuro de los Sith a nuestro mundo.
Ulic: ¿Los Sith?
Tott: Sí, Ulic. Los Sith estudiaban el Lado Oscuro. Eran una antigua estirpe de Señor Oscuros, pero ahora están extintos.
Oron: Extintos en tu mundo, quizá. Pero en la ciudad de Iziz, aún son recordados. Este Freedon Nadd murió hace siglos. Pero su memoria es venerada por la Reina Amanoa y el Rey Ommin.
Ulic: E... esto está yendo demasiado rápido para mí. ¿¿¿El Lado Oscuro ha gobernado Iziz durante cuatro siglos???
Galia: Sabes que mi pueblo destierra a los infractores de la ley y los envía al monte.
Oron: Lo que no sabes es que estos infractores de la ley sólo rompieron una ley... desafiaron al Lado Oscuro. Fuimos marcados con hierro como delincuentes y nos desterraron. Todos en esta sala hemos sentido el poder oscuro. Y seguimos desafiándolo.
Jinetes Salvajes: ¡¡Eso, eso!! ¡¡¡Abajo con el Lado Oscuro!!!
Ulic: ¿Un Jedi... un Jedi Oscuro causó todo esto...?
Oron: Pero el fin está cercano. Los ejércitos de todos los Señores de las Bestias se están reuniendo para una gran y definitiva batalla contra esa ciudad maldita. ¿Jedi, nos ayudaréis a derrotar al poder que ha corrompido nuestro mundo, traído por uno de los vuestros?
Ulic: ¿Quieres que nos unamos a una guerra?
Cay: Ulic, ten cuidado...
Ulic: Oron Kira, prometí a mi amo que usaría la guerra como último recurso. (A Galia) Vayamos con tu madre y revelémosle tu matrimonio. ¡Le haré ver que tu boda debe marcar el fin de esta larga guerra! Quizá ella...
Galia: No conoces a mi madre, Jedi. Y temo que no sepas nada sobre el Lado Oscuro.
Oron: Galia tiene razón. No tienes ni la menor idea de lo que está pasando aquí. Nunca dejaré que Galia ponga un solo pie de nuevo en Iziz.
Ulic: ¡Confía en mí, por favor! Soy un Jedi. Los Jedi tienen que luchar con el Lado Oscuro todo el tiempo. Ambos me acompañaréis. Podemos traer la paz a este mundo maldito.
Oron: (Indeciso) ¿Galia?
Galia: Oron… amor mío... el Jedi puede ser nuestra única esperanza.
Oron: Muy bien. Confiaremos en ti, Ulic Qel-Droma. Pero dime. Cuando tu plan falle... ¿nos ayudarás a hacer la guerra contra el Lado Oscuro?
Ulic: Si yo fallo... no quedará otra alternativa.



Exterior de Onderon

El Nebulon Ranger ruge sobre la selva



Cabina del Nebulon Ranger

Oron: (Por el comunicador) ¿Esa nave tuya no puede ir más rápido, Ulic? ¡Mis Jinetes Salvajes y yo os estamos pisando los talones, y ni siquiera hemos empezado a sudar!
Ulic: (Risas) No me tientes, Oron Kira, o te dejaré apestando a combustión iónica durante semanas.
Cay: ¿No puedes volar con un poco más de cuidado, Ulic? ¡Acabo de reensamblar el Ranger!
Ulic: Lo siento, Cay, pero tenemos que llegar a Iziz antes de que el tiempo se acabe. Oron Kira puede haber accedido a seguirnos en su Bestia alada, pero dejó dicho a su ejército que se preparase para la guerra.
Tott: Bueno, la ciudad está justo enfrente en nuestros visores. Estoy seguro de que estarán contentos de volver a vernos.

Desde la ciudad, comienzan a llegar disparos de cañón

Tott: ¡¡O no!!
Ulic: ¡¿¡Están disparando sobre nosotros!?! (Activa el comunicador) Seguridad de Iziz, aquí el Nebulon Ranger. ¡¡Alto el fuego!! ¡¡¡Alto el fuego!!!
Tott: Escudos resistiendo.
Novar: (En el comunicador) Nebulon Ranger, estás volando en compañía de nuestros enemigos mortales.
Palacio — Sala de seguridad

Novar: Deténganse o serán destruidos.
Ulic: (En el comunicador) ¡¡Esperen!! ¡¡Traemos a la hija de la Reina!! ¡En nombre de los Jedi, convocamos una conferencia de paz entre la Reina Amanoa y los Jinetes Salvajes!
Oficial de seguridad: Tenemos el blanco fijado, señor. ¿Cuáles son sus órdenes?
Novar: Hmm... Permítanles aterrizar. (En voz más alta) ¡Inicien protocolos de seguridad, y avisen a la Reina!
Oficial de seguridad: ¿Cree que Su Majestad aceptará un tratado de paz con los Jinetes Salvajes?



Salón del Trono de Palacio — Poco tiempo después

Amanoa: ¡¡¡¡Nunca!!!!
Ulic: Pero Majestad... si realmente quiere la paz...
Amanoa: (Fríamente, con ira) Eres un necio, Ulic Qel-Droma. ¡¡Tan necio como todos los Jedi!! Y , Galia... mi única hija... ¡¡¡cómo te atreves a traicionarnos!!! ¡¡¡Nunca pertenecerás a un proscrito!!! ¡¡¡¡Antes te veré morir!!!!
Ulic: (Enfadándose) Reina Amanoa.. Represento a los Jedi y a la República Galáctica. ¡Si Onderon quiere dejar atrás sus Edades Oscuras y unirse la comunidad de mundos, debéis dejar a un lado el odio!
Galia: Madre, por favor, escucha a Ulic Qel-Droma. ¡Mi matrimonio con Oron puede marcar el principio de una nueva era! ¡Un fin a este culto de mal, y el principio de una edad de Luz!
Oron: (Con un fuerte tono de advertencia en su voz) Y si no le escucha, Majestad, yo... Oron Kira... juro que los cielos se oscurecerán con las alas de nuestras bestias de guerra.
Amanoa: (En voz muy baja) ¿Quieres oscuridad, Oron Kira? (A voz en grito, retumbante) ¡¡¡¡Yo te mostraré la oscuridad!!!!

El silbido del viento llena el cuarto.

Galia: (Asustada) ¡¡¡Madre!!! ¿¡¿Qué estás haciendo...?!?
Tott: ¡¡Ulic!! ¿¿¿Lo notas???
Ulic: ¡Sí! Un flujo de energía. El Lado Oscuro se está haciendo poderoso.
Amanoa: (Entre ecos) Invoco al espíritu de Freedon Nadd, un Jedi mucho más grande que estos impotentes jóvenes. ¡¡¡¡Que su poder oscuro penetre en míiiiii!!!!

El suelo empieza a temblar.

Tott: El Lado Oscuro... ¡está por todas partes! ¡Ahogando la Fuerza!
Amanoa: ¡Guardias, rodeadlos!
Guardia: ¡Oír es obedecer, Reina Amanoa!
Cay: Ulic... guardias... ¡¡docenas de ellos!!
Ulic: No preocupes, Cay. ¡Tres Jedi valen tanto como cien hombres con blásters!
Amanoa: (Risas) Jedi estúpido, son Adeptos del Lado Oscuro. Adoradores del Señor Oscuro Freedon Nadd. Rivales demasiado poderosos para unos muchachos. Guardias, por el poder del Lado Oscuro, yo os lo ordeno... ¡¡Destruidles!!

Los Jedi encienden sus sables, y comienzan a desviar proyectiles.
Selva, cerca de la base de los Jinetes Salvajes

Múltiples aleteos y gritos de las Bestias.

Gobee: ¡Eh, vosotros! ¡Ensillad esa Bestia de guerra!
Jinete 3: Sí, señor.
Gobee: ¡Tú, asegura ese turboláser! ¿Quieres que volatilice la silla de montar?
Jinete 4: Lo siento, señor.
Jinete 3: Eh, Gobee, tranquilízate. Simplemente porque Oron Kira te dejó a cargo de su ejército no significa que tengas que pulir cada hebilla.
Gobee: ¡No puedo tranquilizarme! ¡¡No mientras Oron esté dentro de ese montón de piedras!!

Suena un comunicador.

Gobee: Espera un momento. Es mi comunicador. (Enciende el comunicador) Aquí Gobee.

El tiroteo puede oírse por encima de la estática.

Oron: (Por el comunicador) Gobee, soy Oron Kira. Estamos siendo atacados. La misión del Jedi ha fracasado, y estamos bajo fuego enemigo. Lanza tu contraataque.
Gobee: ¿Pero qué hay de ti? ¿Dónde podemos encontrarte?
Oron: Estamos a salvo por el momento. Nos pusimos a cubierto, pero hemos quedado atrapados en un fuego cruzado. Si no lanzas tu ataque pronto, nosotros... ¡¡¡Arrrggghhh!!!



Salón del Trono de Palacio

Gobee: (Por el comunicador) ¡¡¡Oron!!!
Oron: Estoy bien. Un tiro bláster me chamuscó el vello del brazo.
Ulic: ¿"Me chamuscó el"...? ¡¡Oron, estás sangrando!!
Oron: No hay tiempo para preocuparse por eso. (Toma aliento) Bien, Jedi, tú nos has metido en este lío. ¿Puedes conseguir sacarnos?
Galia: Yo puedo. Al otro lado de esta cámara hay una puerta que conduce a un pasillo que no se utiliza.
Ulic: ¡Pero en cuanto nos movamos, esos guardias Reales nos harán pedazos!
Cay: No, no lo harán. Yo cubriré vuestra retirada.
Ulic: Cay, eres mi hermano. No puedo pedirte que...
Cay: ¿¿Creías que tú eras el único con valor, Ulic?? ¡Ahora ve!!! ¡¡Y déjame estos Oscuros a mí!!

Cay se lanza contra los guardias.

Ulic: ¡Cay...!
Galia: ¡¡Por aquí!!

Galia conduce al grupo hasta la puerta.

Galia: ¡¡La puerta está cerrada!!

Ulic corta la puerta con su sable.

Ulic: ¡¡Ahora está abierta!! ¡¡Vamos!!



Cuarto de reparaciones de droides

Tintineos de metal.

Ulic: Vaya. ¿Qué es esto, una chatarrería? Está lleno de droides rotos y piezas de repuesto.
Galia: Es el viejo laboratorio de mi padre. Ahora raramente se usa.
Oron: No tenemos tiempo para charlar. Debemos salir inmediatamente.
Ulic: Tott, vuelve con Galia y Oron Kira al Nebulon Ranger y asegúralo.
Tott: ¿Y qué hay de ti?
Ulic: Cay todavía está allí atrás. Iré a buscarle.



Salón del Trono de Palacio

Cay está luchando furiosamente con los guardias.

Guardia: ¡¡¡Detenedle!!!
Guardia 2: ¡Uff! ¡¡Lucha como un demonio!!
Amanoa: ¡¡Destruid al Jedi!!
Cay: ¡¡Un Jedi… uuf… es suficiente… hmm… para derrotaros!!
Novar: Majestad…
Amanoa: ¿¿Novar?? ¿De dónde vienes?
Novar: Los escáners informan de miles de Jinetes Salvajes que se aproximan la ciudad. El mayor ejército que hayamos visto jamás.
Amanoa: Muy bien, Novar. Ordena a las torres de defensa que hagan fuego a discreción con los cañones iónicos y los turbolásers.
Novar: ¿Le llevamos a un lugar seguro?
Amanoa: No... Yo voy a preparar... un arma más poderosa.



Exterior de Iziz

La batalla gana en intensidad. Alas batiendo, chillidos de Bestias, disparos de cañón iónico, descargas de turboláser, explosiones, gritos...

Artillero 4: (Por el comunicador) Artillero Cuatro a Artillero Uno. Transmite datos del sensor.
Artillero 1: Artillero Uno a Artillero Cuatro. Estoy rastreando una escuadra de Bestias de Guerra. Deben de estar entrando en tu rango de alcance.
Artillero 4: Recibido, Artillero Uno. Turbolásers cargados y preparados. Pero será mejor que tengas cuidado... ¡¡tienes Jinetes Salvajes que se te aproximan por detrás!! A tu espalda...

Se oyen disparos. Artillero Cuatro gime y cae muerto con gran estrépito.
Artillero Uno prepara su turboláser.

Artillero 1: ¿Artillero Cuatro? ¿¿Artillero Cuatro, puedes oírme?? Repite mensaje, no pude oír el final de tu...
Gobee: ¡¡Estaba intentando decirte que vigilaras tu espalda!!

Gobee dispara a Artillero Uno.

Gobee: ¡Aquí el Comandante Gobee a todos los jefes de escuadrón! ¡¡Hemos asegurado todas las torres de la pared norte!! ¡¡Todas las alas, comiencen a lanzar su ataque!!



Salón del Trono de Palacio

La batalla del Jedi solitario contra numerosos Oscuros continúa.

Cay: ¡¡No importa... huuh... cuántos soldados enviéis contra mí... uuh... !! ¡¡No me impediréis... heeuh... encontrar... geuuh... a la Reina!!
Novar: (Gritando) ¡¡Por el espíritu de Freedon Nadd, él sólo es un hombre!! ¿¡¿No podéis derrotar a un solo hombre?!?
Guardia 3: Novar, seguridad informa de que los Jinetes Salvajes han pasado la pared norte. ¡¡¡Están dentro de los muros de la ciudad!!!
Novar: ¡¿Hmm?! No importa. Son unos necios. No pueden comprender que poseemos el arma definitiva. Estoy más preocupado por este Jedi tan molesto. Tendré que encargarme de él yo mismo. Dame tu bláster.

El Guardia 3 pasa su bláster a Novar.

Guardia 3: Tome.
Novar: Vete. Di a nuestros hombres que continúen luchando hasta que la Reina haya preparado su contraataque. Ahora... sólo hay que esperar el momento adecuado...
Cay: (Ya notablemente cansado) Uhh... ¡¡Éste es... uhh... el último!!
Ulic: (Aliviado) ¡¡Cay!!
Cay: ¡Ulic!! ¡Muy amable por tu parte presentarte ahora, cuando ya tengo todo bajo control!
Novar: (Está escondido a un lado, sin que el Jedi se dé cuenta) Ah, dos Jedi a tiro. ¿A cuál debería...?
Cay: ¿Dónde está Tott?
Novar: A ÉL, creo...
Ulic: Está conduciendo a Galia y Oron a nuestra nave. ¿Dónde está la Reina?
Cay: Ha escapado, yo...

Novar dispara su bláster. El tiro golpea a Cay, separando su brazo izquierdo del hombro.1 El brazo y el sable caen al suelo.

Cay: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Aaaaaaaaarrrrrrrrrrggggggggghhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!

Novar ríe.

Ulic: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Caaaaayyyyy!!!!!!!!!! ¡¡¡¡¡Tu brazo!!!!!

Novar se escapa, todavía riéndose.

Cay: ¡¡¡Mi brazoo!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Me han cortado el braaaaaaazooooooo!!!!!!!!!!



Exterior de Iziz

Chillidos de Bestias de Guerra. Gritos de Jinetes, disparos de bláster, etc...

Jinete 5: (Por el comunicador) Tengo una escuadra de moradores de la ciudad parapetada en ese búnker.
Jinete 3: (Por el comunicador) ¡¡Cuidado con ese francotirador!!
Jinete 5: Los estamos rechazando hacia la primera puerta.
Jinete 3: ¡Reserva munición, controla tu fuego!
Gobee: ¡¡¡Destruid a los moradores de la ciudad!!! ¡¡¡Abajo iziz!!! ¡¡¡Abajo Freedon Nadd!!! ¡¡¡Adelante!!! ¡¡¡¡Adeeelanteee!!!!
Jinete 2: Comandante Gobee, todavía recibimos fuego pesado del palacio Real.
Gobee: ¡¡No me importa!! ¡De allí es de donde procedía la última transmisión de Oron Kira! ¡Quiero que lo saquéis de allí!
Jinete 2: ¿¡¿Y qué hay de esos turbolásers?!?
Gobee: ¡Yo me ocuparé de ellos! ¡¡Adelante!!
Jinete 2: Sí, señor.
Gobee: (Activa su comunicador) Comandante Gobee a Líder de Vuelo Kurt.
Kurt: (Por el comunicador) Aquí Kurt. ¿Sí, Comandante?
Gobee: ¡¡Conduce a tus Jinetes Salvajes lejos de la pared Oriental y girad en torno al Palacio!!

Una gran explosión, muy cerca.

Gobee: ¡¡Guau, eso estuvo cerca!! ¡Que alguien dispare fuego de apoyo sobre esa azotea! ¡Mis tropas de tierra están recibiendo fuego pesado proveniente de allí!!
Kurt: Afirmativo. Estamos en camino.
Oron: (Desde lejos) Gobee...
Gobee: (No lo oye) ¡¡¡Y que alguien elimine a ese francotirador del tejado!!!
Oron: ¡¡¡Gobee!!!
Gobee: ¿Oron? ¡¡¡Oron!!! ¡¡¡Por las cuatro lunas, estás vivo!!!
Oron: Vivo y luchando, Gobee.
Gobee: ¿Dónde está tu nueva esposa?
Oron: A salvo, con el Jedi alienígena Tott Doneeta. Yo vine a ayudar con la batalla.
Gobee: (Se ríe con ganas) ¡Bueno, puede que llegues demasiado tarde, Oron! ¡Ya hemos tomado la mitad de la ciudad! ¡Tengo tropas de tierra en las calles, y seis alas de Jinetes Salvajes sobrevolando de la ciudad! ¡La única cosa que me preocupaba era intentar encontrarte! ¡¡¡Oron, el reino del Lado Oscuro ha Terminado!!!
Oron: No te precipites, Gobee. No podemos derrotar al Lado Oscuro sin esos Jedi. Y ahora mismo, ni siquiera sé si están muertos o.....
Palacio Cuarto de reparaciones de droides

Ulic: (Con voz temblorosa) ...vivos, Cay. Estás tan pálido... has perdido mucha sangre... y tu brazo...
Cay: ¡¡No seas... estúpido, Ulic!! ¡Puedo vivir sin mi brazo!

Ulic abre un paquete y saca un pedazo de tela estéril.

Ulic: Tengo una mediunidad. Toma. Puede que duela un poco...
Cay: ¡¡¡¡¡Ooohhhhhh!!!!! (Gemidos) Menos mal que puedo manejar un sable de luz con mi otra mano... ¿Dónde… dónde estamos?
Ulic: Pensé que no querrías esperar a que llegaran más guerreros del Lado Oscuro de la Reina Amanoa. Toma, muerde esto mientras detengo el flujo de sangre.
Cay: (Gruñidos con el palo en su boca, luego lo escupe cuando el dolor se hace mayor) ¡¡Ooouuuhhh!!
Ulic: La Princesa Galia me mostró este cuarto. Es alguna clase de viejo laboratorio que pertenecía al Rey Ommin.
Cay: ¿Laboratorio? Más parece una tienda de cibernética. Miembros biónicos, piezas de droide reaprovechadas... Yo diría que el viejo Rey Ommin era bastante bueno en materia de bio-reconstrucción.
Ulic: Eso es muy interesante, pero estoy bastante más preocupado en curar tu brazo.
Cay: (Muy entusiasmado) Bueno, si esa cosa de la esquina es lo que yo pienso que es... ¡¡conseguiré un brazo mejor para luchar!!

Con su único brazo, Cay recoge la cosa metálica de la esquina.

Ulic: ¡¿Cay, qué estás haciendo?! ¡Hay una guerra teniendo lugar ahí fuera, y yo estoy intentando impedir que mueras desangrado! ¡¡No es momento para que te pongas a arreglar droides antiguos!!

Cay manipula la parte del droide (un brazo), y comienza a intentar acoplarlo al hueco vacío en su hombro.

Cay: Éste es un viejo modelo XT-6, Ulic. ¡Sus extremidades son unas prótesis Magníficas! ¿Están a salvo los otros?
Ulic: Tott Doneeta está llevando a Galia al Nebulon Ranger. Oron Kira se ha unido a la batalla.
Cay: ¿Y qué hay de la Reina?
Ulic: ¡No sé dónde está! Y me preocupa...


Cripta Bajo el Palacio

Se oye el crujido de una puerta de piedra al abrirse.

Amanoa: Ya está. He llegado a la tumba. Esos malditos Jedi nunca me encontrarán aquí... (Risas) Enterrada en las profundidades del palacio, junto a la tumba de Freedon Nadd. (En voz más alta) Freedon Nadd... durante años, yo rendí culto a tu nombre. Durante toda mi vida yo serví a la memoria de tu poder oscuro. Ahora, en nombre de mi marido el Rey Ommin, en nombre de su antepasado Freedon Nadd, (su voz se llena de eco) ¡¡¡¡yo invoco al poder del Lado Oscuro contra estos enemigos!!!!
Iziz Torre de sensores

Gobee: ¡Oron Kira, tenemos un prisionero!
Oron: ¡Excelente! ¡Gobee, tráelo aquí!! Estoy usando esta torre de sensores capturada como base. Computadora…
Computadora: Computadora activa.
Oron: Activa la matriz del sensor. Busque cualquier nave estelar que entre en este sector. Quiero descubrir cualquier nave de guerra que la Reina pueda tener esperando para atacar.
Computadora: En progreso...
Gobee: Aquí está nuestro premio, Oron. Un miembro del séquito de la Reina. ¡¡De rodillas, Oscuro!!

Gobee hace caer a Novar sobre sus rodillas.

Computadora: Ninguna nave onderoniana localizada.
Oron: ¿Cómo te llamas, morador de la ciudad?
Novar: Me llamo Novar. Y eres quién debería estar de rodillas, Jinete Salvaje.
Computadora: Advertencia... Detectada una nave extraplanetaria. Planeta de origen: Arkania.
Oron: (Ignorando a la computadora) ¡¿Yo?! ¿¡¿De rodillas?!? ¿Por qué, cuándo tengo el control de la ciudad?
Novar: Puedes quedarte con la ciudad. Nosotros tenemos el poder del Lado Oscuro.

Se oyen unos ruidos retumbar en la distancia, como varias explosiones lejanas, o una tormenta gigante...

Oron: ¿¿Qué es eso??

Los Jinetes Salvajes están gritando, gimiendo de dolor.

Gobee: Algún tipo de oscuridad... estableciéndose sobre la ciudad... (Gemidos y lamentos)
Oron: ¡¡Gobee!! ¿Qué...?
Gobee: ¡Ohhh!! ¡¡¡Duelee!!! ¡¡¡¡Duuueeeleeeeee!!!! ¡¡¡Arrgghhh!!! ¡¡Dueeeleee!! No... puedo... soportarlo...
Oron: ¡¡Computadora, identifica perturbación!!
Computadora: Ola de fuerza. Tipo de energía desconocido. Detectadas fuentes de potencia anómalas. Información adicional: La nave extraplanetaria que se aproxima no se ha visto afectada por la ola de fuerza.



Iziz Pista de Aterrizaje — Unos segundos antes

Se oyen pasos de dos personas corriendo.

Tott: Princesa Galia, por aquí. El Nebulon Ranger está justo delante.
Galia: Ya lo veo, Tott Doneeta.
Tott: Una vez que alcancemos la nave, debemos... ¡¡¡Arrggghhh!!! (Cae de rodillas, mientras la tormenta comienza a oírse de nuevo)
Galia: ¡¡Tott!!

Tott gime y grita de dolor.

Galia: ¿¿Qué pasa??
Tott: (Gemidos) Un dolor momentáneo. Ya se fue. E… estoy bien, Princesa.
Galia: ¿¿Qué lo causó??
Tott: No lo sé. Una sombra oscura cayó... me encontró desprevenido. Todo está bien ahora.
Galia: No, no lo está... ¡¡Mira!!

Se oyen gemidos de los Jinetes Salvajes, y sonidos de una batalla que de repente se ha vuelto a favor del ejército de Iziz.

Tott: ¡¡El ejército de los Jinetes Salvajes!! Ha... ¡¡ha enloquecido!!



Torre de Seguridad de Iziz

Novar ríe.

Oron: ¡¡Por las cuatro lunas, ha empezado a afectar a todos!!
Jinete: Ohh... mis ojos... ¡¡¡¡mis ojosss!!!!
Jinete 4: ¡¡¡Quitádmelo!!! ¡¡¡¡Quitádmelo!!!!
Oron: ¡Sea lo que sea esta fuerza, es algún tipo de locura!! Está infectando a todas mis tropas...
Novar: ¡¡Es la magia del Sith, Oron Kira!! ¡¡Un poder contra el que no puedes luchar!!
Oron: Las pequeñas magias de tu reina no pueden... (la tormenta le envuelve a él también) ¡¡¡Aaaghhh!!!
Novar: ¿No pueden qué, Jinete Salvaje? "¿No pueden dañarte?"
Murmullos del Lado Oscuro: (Sonando como un profundo eco en la mente de Oron) La batalla esta perdida. Perdida. Tu fortaleza se ha ido. Tu voluntad se ha ido. Tu vida es dolor. Ríndete.
Oron: (Agónicamente) ¡No... voces... dentro de mi cabeza...!
Novar: ¡Las voces dicen la verdad, Jinete Salvaje! ¡¡¡La batalla está perdida!!! Tu pueblo está condenado.
Oron: ¡¡Perdida...!! ¡¡¡¡Coondenaaadoooo!!!!
Novar: Ven fuera conmigo, Oron Kira... y observa cómo muere tu pueblo.

Novar sale de la torre. Oron se arrastra tras él. La puerta se cierra.

Computadora: (Nadie la oye) Alarma de Proximidad. La nave estelar extraplanetaria ha alcanzado los límites de la ciudad...



Nave estelar de Arca Jeth — cabina

Se oye el zumbido de los controles de la cabina.

Arca: Activar pantalla. Mostrar imagen de la batalla.

La pantalla se activa. El sonido de la batalla retumba en los altavoces.

Arca: (Dolido) Por todos los Jedi...



Exterior de Iziz

Los Jinetes Salvajes están perdiendo con rapidez la batalla, ya que el ejército de Iziz se ha aprovechado velozmente de la locura oscura.

Jinete 4: (Débil) ¡¡Retirada!! ¡¡Retirada!!
Jinete 5: ¡¡Nuestras bestias han enloquecido!! ¡¡Están fuera de control!!
Jinete 4: ¡¡Los moradores de la ciudad están atacando!! ¡Nos están aplastando como a gusanos de arena! ¡¡¡¡¡Cuidadoooo!!!!!

Se oye una gran caída.

Bloqueo 3: (Por el comunicador) Bloqueo Tres a Bloqueo Seis. ¡¡Hemos recuperado la pared Norte!!
Bloqueo 6: Afirmativo, Bloqueo Tres. ¡Eso enseñará a esos Jinetes Salvajes a desafiar al Lado Oscuro!! Una compañía blindada se desplaza hacia allí como apoyo.
Jinete 4: (A Bloqueo Tres) Nos rendimos. Nos rendimos. Pero detengan el dolor... (gemidos)
Bloqueo 3: Ya deberías saberlo, Jinete Salvaje... ¡¡los seguidores de Freedon Nadd no tienen piedad!!

Bloqueo Tres dispara a Jinete Cuatro justo entre los ojos.
Vuelven los Murmullos Oscuros, al acercarnos a Oron y Novar.

Novar: ¿Lo ves, Oron Kira?
Oron: (Murmurando junto con los Murmullos) Perdido... hemos perdido...
Novar: Tenemos el poder del Lado Oscuro de Freedon Nadd a nuestro lado. Tus Jinetes Salvajes no significan nada para nosotros.

Novar desenfunda una daga.

Novar: Y ahora es el momento...



Interior de la nave de Arca

Novar: (Por el comunicador) ...¡¡de que sientas el filo de mi cuchillo!!

Arca: (Su voz, llena de ecos, proviene de un instante temporal posterior) Por la Fuerza, yo no podría dejar que ocurriera eso. Había entrenado a mis tres Jedi para prevenir esta violencia. Tantas muertes, tanto odio. Ya era hora de que yo interviniese.

Exterior de Iziz

Oron: (Débil y dolorido) Voces... paralizando...
Novar: (Risas) ¡Ésta es tu última batalla, Oron Kira! ¡¡El poder está con la ciudad!!

Arca: (Entre ecos, los combatientes no le oyen) Cada soldado sabe que la guerra es más que brazos y armaduras. Cada soldado lleva la imagen de una victoria inminente en su corazón.

Novar: Ahora, no te muevas. Un golpe rápido de mi cuchillo, y todas tus preocupaciones acabarán.

Arca: Cuando la imagen desaparece, para ser reemplazada por una derrota... está vencido.

Oron: Perdida... la batalla está perdida...

Arca: Pero a veces, un guerrero recibe ayuda de una fuente inesperada. Una ráfaga de luz, destruyendo su miedo y su desesperación.

Novar: Ahora, Oron Kira...

Arca: Liberando su fortaleza interna...

Novar: ...morirás.

La hoja cae, cortando el aire... ¡¡pero Oron detiene el brazo de Novar!!

Oron: …¡¡¡¡No!!!!
Novar: ¿¡¿Qué?!? ¿¿Aún te resistes??

Arca: Sí, una guerra es mucho más que brazos y armaduras.

Oron: (Con cada última reserva de su fuerza) ¡¡¡¡Síii!!!!

Oron hace caer a Novar contra el suelo.

Oron: ¡¡¡Hasta el fin!!!

Oron propina un fuerte puñetazo a Novar.

Arca: La mitad de cada lucha es la voluntad de ganar. Somos Jedi. Debemos reconocer que la voluntad de ganar... y el poder de la guerra... a veces provienen del Lado Oscuro.

Novar: (Dolorido) No... (otro puñetazo)

Arca: Y a veces, como el alba que vence a la noche, la victoria viene... de la Luz.




Iziz — Plataforma de aterrizaje

La nave de Arca está estacionada junto al Nebulon Ranger.

Arca: (Terminando su discurso2) Nunca, Ulic, debes subestimar el poder de la Fuerza para inspirar a otros.
Ulic: Así que eras tú, Maestro Arca. Usaste la Fuerza para influir en la batalla.
Arca: Sí.
Oron: Yo lo sentí. Yo, Oron Kira, sentí un cuchillo en mi garganta. Yo... no podía moverme. Y entonces, de repente, la fuerza fluyó a través de mí. Yo..... Yo pensé que era mi propio valor.
Arca: Lo era, Oron Kira. Yo sólo usé la Fuerza para despertar lo que ya estaba en ti.
Tott: Maestro Arca, yo vi la batalla.
Cay: En un instante, los Jinetes Salvajes estaban derrotados... ¡al minuto siguiente, eran imparables!
Arca: (Con voz llena de dolor) Y tú, Cay... hijo mío. Has perdido un brazo. ¿Has empezado ya a tirar tu carne en tu búsqueda de la Luz?
Cay: Mi brazo se ha perdido, sí, Maestro. Pero…

Se oye el zumbido del nuevo brazo droide de Cay.

Cay: Conseguí otro. Este brazo droide me servirá bien, una vez lo haya adaptado.
Ulic: (Pesaroso) La herida de Cay fue por mi culpa, Maestro Arca.
Arca: (Su tono se vuelve de repente frío y severo) Ulic, yo te di mi confianza. Y has fracasado por completo en la prueba que te impuse.
Ulic: P... pero Maestro Arca, hicimos todo cuanto pudimos...
Arca: Sé que lo hicisteis. Pero el Lado Oscuro está actuando aquí. Debiste haberte dado cuenta en el mismo momento en que llegaste.
Ulic: Yo… supongo que estaba demasiado ansioso.
Arca: Desde el momento en que desencadenaste esta gran guerra... la manera de ganarla era de la forma en que yo la gané. Usé la técnica Jedi de Meditación de Combate, influyendo en el resultado de la batalla.
Ulic: Um… lo siento.
Arca: Confiaste demasiado en tus brazos fuertes y tu espíritu valiente. No te olvides de la Fuerza. Visualizando los resultados deseados de una batalla, un Jedi influye en el campo de Fuerza que rodea todos los eventos. Ahora, ven conmigo. Todavía debemos encontrar a la Reina Amanoa... y la fuente de todo este problema.



Caverna / Cripta de Palacio

Fuera de la bóveda ser oye un ruido de cloaca.

Amanoa: (Cansada y débil) Freedon Nadd, protégeme... que el Lado Oscuro venga a mí... Freedon Nadd, protégeme… que el Lado Oscuro venga a mí...
Ulic: (Lejos, fuera de la caverna) ¿Estás segura de que sabes dónde nos estás llevando, Galia?
Galia: No puedo estar segura. Estas catacumbas bajo la ciudad se extienden durante millas. Muchas personas se han aventurado aquí abajo y se han perdido para siempre.
Cay: ¿Por qué querría nadie bajar aquí, en cualquier caso?
Arca: Buscadores de tesoros. Adoradores del Lado Oscuro.
Galia: Dicen que la tumba del Jedi Oscuro Freedon Nadd está oculta aquí abajo. Pero eso es sólo un mito.
Arca: Como la mayoría de los mitos, conduce a la verdad. Mira.
Amanoa: (Salta al ver al grupo) ¡¡¡¡Nooo!!!!
Galia: ¡¡¡Madre!!!
Cay: ¡La Reina Amanoa! ¿Por qué está arrodillándose ante ese ataúd de piedra?
Ulic: ¿Maestro Arca, eso es...?
Arca: Sí, Ulic. La tumba del Maestro del Lado Oscuro... Freedon Nadd.
Amanoa: ¡¡Profanos!! ¡¡¡No debéis estar aquí!!!
Ulic: Siento el Lado Oscuro aquí. Es tan poderoso...
Arca: Las fuerzas oscuras se arremolinan alrededor de este viejo sarcófago, Ulic. Pero mi luz es más fuerte.

La Fuerza crece, convirtiéndose en un rugido.

Amanoa: ¡¡No!! ¡¡Noo!! ¡¡¡La Luz!!! ¡¡¡¡La Luuuz!!!! Nnnoooo... (Su corazón no puede soportar la tensión. Gimiendo como una agonizante Bruja Malvada, cae inanimada al suelo. )
Galia: ¡¡¡Madre!!! Maestro Arca… tú... ¡¡¡¡la has matado!!!!
Ulic: (Suavemente) Galia…
Galia: (Con un hilo de voz) ¡¡No me importa lo malvada que fuera!! Era mi madre... La quería...
Arca: Yo no la maté. El poder oscuro que la apoyaba ha huido. Déjanos echar un vistazo a los restos de Freedon Nadd.
Ulic: Pero ese ataúd de piedra es demasiado pesado para levantarlo.
Arca: El tamaño no significa nada para la Fuerza, Ulic.
La Fuerza aumenta nuevo... y el ataúd se abre.

Arca: Mira al Jedi Oscuro.
Ulic: Aun después de cuatro siglos, esos huesos quebradizos... la horrible mueca de la muerte...
Galia: (Mostrando su repulsa) Parece tan... malvado.
Arca: Freedon Nadd fue seducido por el Lado Oscuro. Se convirtió en aprendiz de un Señor Oscuro del Sith. Después de su muerte, su tumba se convirtió en un foco de energía del Lado Oscuro. Y así su poder pasó de generación en generación. Todos tus antepasados pertenecieron al Lado Oscuro, Galia. Pero eso ha terminado. La sombra se ha roto. Eres libre.

El ataúd se cierra con un golpe.






Iziz — Patio del Palacio — Varios días después

Se oye el murmullo de las conversaciones de la gente que pasea por el patio, felices de verdad por primera vez en su vida. También puede oírse el zumbido de los servomotores del brazo de Cay.

Ulic: ¡Eh, Cay! ¡¡Vamos, hermano!! ¡La Princesa Galia y Oron Kira están a punto de ser coronados como el Rey y la Reina de Iziz! ¿Quieres perderte la diversión?
Cay: Espérame allí, Ulic. Casi he conseguido que funcione este nuevo brazo.
Arca: ¿Ulic?
Ulic: ¡Maestro Arca! ¿Qué pasa?
Arca: No te precipites en tu celebración. Nuestra batalla con el Lado Oscuro está lejos de haber terminado
Ulic: Pero... ¡la Reina! ¡El sarcófago! ¡Yo... yo pensé que habíamos vencido!
Arca: La batalla, sí. Pero la guerra sigue. Freedon Nadd todavía tiene grandes partidarios en esta ciudad. Su culto todavía puede causar problemas. Incluso hay rumores de que el padre de la Princesa Galia, el Rey Ommin, todavía está vivo en alguna parte del planeta.
Ulic: ¿El Rey Ommin?
Arca: Necesitaré que tú, tu hermano Cay y Tott Doneeta os quedéis aquí durante algún tiempo.

El brazo comienza a funcionar correctamente.

Cay: Bueno, estoy listo.
Ulic: Cay, ese brazo mecánico te queda realmente bien.
Cay: ¿Alguien se anima a echar un pulso?
Arca: Bien hecho, Cay. Necesitaremos tu brazo... y tu espíritu... en las semanas venideras. Pero tengo miedo de que necesitemos más aun.
Ulic: ¿Qué quieres decir?
Arca: Estoy pensando en llamar a otro Jedi para que nos ayude. El Maestro Thon es el vigilante del sistema Stenness. Es posible que pueda enviar a alguien a ayudarnos con esta amenaza del Lado Oscuro.
Ulic: (Preocupado) Maestro Arca... Freedon Nadd era un Jedi. ¿Cómo puede un Jedi, entrenado en los caminos de la Luz, caer víctima del Lado Oscuro?
Arca: Ha pasado más de una vez. Afortunadamente, no pasa a menudo. Ulic, hijo mío... reza para que nunca te pase a ti.
Parte Dos
La saga de Nomi Sunrider



Descampado

En un descampado al aire libre sopla un ligero viento.

Nomi: (Riéndose de desesperación) ¿Por qué siempre me pasa esto a mí?
Andur: ¿Cuál es el problema, Nomi?
Nomi: Oh, Andur, acabo de derramar zumo de frutazul en mi blusa nueva.
Andur: (Risas) Bueno, no te preocupes, Nomi. Te compraré una blusa nueva cuando lleguemos al espaciopuerto de Stenness.
Vima: (Su voz suena como de unos 5 años de edad) ¿Me comprarás algo a mí también, Papá?
Andur: ¿Y qué quieres, pequeña Vima?
Vima: Quiero un animal de peluche, muy grande.
Andur: ¿De qué tipo?
Vima: ¡Un cachorro de bantha!
Andur: (Se ríe de nuevo) ¡Bien, bien entonces!
Nomi: Andur, no deberíamos prometer cosas que no podemos permitirnos.
Andur: Vamos, Nomi. Puede que ser un guerrero Jedi no sea el trabajo más lucrativo de la galaxia, pero podemos permitirnos algunos lujos de vez en cuando. Además, donde vamos, no necesitaremos mucho dinero.
Nomi: De todas formas, ¿quién es ese... “Maestro Thon”?
Andur: Un Maestro Jedi que vigila el sistema estelar Stenness.

El chasquido de los pasos de un droide se acerca a la familia.

Tresdé: ¿Amo Andur?
Andur: (A Nomi, continuando su frase anterior) Él será mi próximo maestro.
Tresdé: (Más cerca) ¿Amo Andur?
Andur: Hola, Tresdé. ¿Qué pasa?
Tresdé: Yo tenía razón sobre el hiperimpulsor. Era un excitador iónico quemado. Una vez reemplazado, el Explorador del Lado Luminoso estará listo para partir.
Andur: Gracias, Tresdé. Hay un recambio en la caja de herramientas. Cuando termines, puedes ayudarme a cargar los suministros.
Tresdé: (Marchándose) Muy bien, señor. Sabía que la tormenta magnética que atravesamos dañaría el excitador. El Amo Andur toma demasiados riesgos...
Nomi: ¿Andur, este Maestro Thon es un buen Maestro Jedi?
Andur: Yo… no lo sé, Nomi. Pero estoy seguro de que apreciará esto.

Andur coge una caja y la abre. El débil brillo y el tintineo de unos cristales llena el aire.

Nomi: Oh… ¡¡son preciosos!! ¿Qué son?
Andur: Son cristales de Adegan. Preciosos y difíciles de encontrar. Los Jedi los usan para hacer los mejores sables de luz.
Nomi: Puedo sentir el poder del cristal, Andur. Y también la pequeña Vima.
Andur: La Fuerza es poderosa en ti, Nomi. Podrías ser un Jedi.
Nomi: Sabes que yo soy demasiado tímida. Pero nuestra hija será un gran Jedi algún día, contigo como su maestro.
Tresdé: ¡Maestro Andur, la nave está lista para la partida!

Andur cierra la caja.

Andur: De eso no hay duda. Después de que el Maestro Thon me instruya en los niveles más altos del Camino del Jedi, espero enseñar a mi hija. Pero recuerda mis palabras. Antes, te ayudaré a convertirte en Jedi, Nomi Sunrider...



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Sonidos normales de la cabina.

Tresdé: El hiperimpulsor me indica que está listo para el salto, Amo Andur.
Andur: Bien, Tresdé. Deja que localice la baliza de salto...

La consola emite un pitido.

Andur: Ahh, ah, ya está. Es justo delante. Sé que el viaje hiperespacial lleva funcionando mucho tiempo, pero estas balizas de salto nunca dejan de asombrarme.
Tresdé: Hicieron falta casi 20,000 años para trazar las sendas del hiperespacio con precisión, Amo Andur. Sin estas balizas de salto para guiarnos, un viaje más-rápido-que-la-luz sería demasiado arriesgado.
Andur: Pero con las cartas estelares detalladas y las nuevas computadoras de navegación que se están desarrollando, estas balizas de salto quedarán obsoletas dentro de una generación. Cada nave podrá trazar su propio curso.

Nueva sucesión de pitidos de la computadora.

Tresdé: Aproximándose el umbral de salto, Amo Andur.
Andur: Apagando motores sublumínicos... activando hiperimpulsor... ¡¡ahora!!

El Explorador del Lado Luminoso salta al hiperespacio.



Horas después, en el espaciopuerto de Stenness...

Controlador de Stenness: (Por el comunicador) Espaciopuerto de Stenness a nave entrante. No estamos recibiendo la señal de su teletranspondedor. Por favor, identifíquese.
Satal: (La voz es de un tipo adinerado y aburrido, también por el comunicador) Aquí Satal Keto, a bordo del yate real Krath Enchanter, proveniente del sistema estelar de la Emperatriz Teta.
Controlador de Stenness: Recibido, Krath Enchanter. Por favor declare su carga y destino.
Satal: Estación espacial de Stenness, esta es una nave de placer. No tenemos ninguna carga, y estamos aquí para repostar. Nuestro destino final es la capital de la República en Coruscant.
Controlador de Stenness: Recibido, Krath Enchanter. Tiene permiso para aterrizar en la Bahía de Atraque Cuatro.

El comunicador se apaga.

Gudb: (Una voz rasposa) Hmm... nada interesante en el equipo de escucha. Sólo algunos niños dando un paseo. ¿Algo en la pantalla de rastreo, Quanto?
Quanto: ¿Eh, eh, qué hay de esa nave, Gudb? ¡¡Secuestrémosla!!
Gudb: ¿Cuál? Tenemos cerca una docena de cruceros en nuestras pantallas.
Quanto: ¡¡Ésa, la que se dirige hacia la Bahía de Atraque Seis!! ¡Los sensores dicen que está transportando seis toneladas de especia desde Kessel!
Gudb: Nahhh. La Bahía de Atraque Seis está justo al otro lado del espaciopuerto. No llegaríamos allí a tiempo.
Quanto: Bueno… eh, hay una. ¡Hay una! ¡Acaba de salir del hiperespacio!
Gudb: Nahhh... el escáner no encuentra nada valioso a b... eh, espera un poco...

Gudb ajusta los sensores.

Gudb: Hmm… muuuy interesante.
Quanto: ¿Sí? ¿Qué pasa, Gudb?
Gudb: ¡¡Sí, jajaja, muy bien!! ¡¡Los mooks de esa nave están llevando cristales de Adegan!! ¡¡Será mejor que se lo digamos al jefe!!
Quanto: ¡¡Cristales de Adegan!! Jo, tío, Gudb, cristales de Adegan... nunca pensé que alguna vez vería alguno de es... uh..., ¿eh, Gudb?
Gudb: ¿Sí?
Quanto: ¿Qué son los cristales de Adegan?



Espaciopuerto de Stenness — Salón privado — Momentos después

Bogga: (Un Hutt, con su voz característica) ¿¡¿Cristales de Adegan?!? ¿¿¿Dónde???
Gudb: Justo aquí, jefe. A bordo de la estación espacial. Alguien acaba de atracar su nave. Parece ser un Jedi... lleva un sable de luz, en todo caso... con su esposa y su hija. He hecho que Quanto los siguiera.
Bogga: ¡¡¡Ja, ja, ja!!! ¡¡¡Cristales de Adegan!! Tengo un cliente que me pagará una gran suma por esas preciosidades.
Gudb: Jefe, ¿quieres que yo...?
Bogga: ¡¡Consíguelos, Gudb!! ¡Y Bogga el Hutt te recompensará! Pero ten cuidado. Él es un Jedi.
Gudb: No te preocupes, jefe. Tengo a Quanto y a Rek conmigo. Además, mi pequeño gusano Gorm amaestrado Skritch y yo nos hemos enfrentado a un par de Jedi en nuestra vida. ¿Verdad, Skritch?

Skritch suelta una risita maligna.

Gudb: Y aprendimos uno o dos truquillos...



Espaciopuerto de Stenness — Mercado

Un bullicioso mercado, lleno de gente. Puede oírse una fuente en la distancia.

Computadora: Bienvenidos al Espaciopuerto de Stenness. Las instalaciones portuarias se encuentran en los niveles 23, 24 y 25. Los comedores se encuentran en los niveles 50 a 53. Los burdeles se encuentran en los niveles 54 a 1000.
Andur: Quédate junto a mí, Nomi. Este lugar está terriblemente atestado.
Nomi: No te preocupes.
Comerciante: ¡Psst! Eh, amigo. ¿Le interesa un poco de ponche Norvaniano?
Andur: No, gracias.
Comerciante: Tengo seis cajas a la venta, muy baratas.
Andur: No, gracias.
Comerciante: (Choca contra Nomi) Perdone...
Nomi: Oh, lo siento...
Andur: Yo llevaré eso.

Andur quita al comerciante lo que este había birlado a Nomi.

Comerciante: ¿Eh?
Andur: El monedero que acabas de intentar robar.
Nomi: ¡¡Es el mío!!
Comerciante: Uh, eh... habrá caído en mis manos por casualidad...
Nomi: ¡¡Eres un ratero!!
Andur: Sal de aquí, antes de que llame las autoridades.
Comerciante: Desde luego...
Vima: (Risitas) ¡Mira que pinta tan graciosa tiene toda esta gente, Mamá!
Nomi: Baja un poco la voz, Vima. Sólo porque alguien tenga tres brazos y una pluma púrpura surgiendo de su cabeza, no significa que tenga una pinta graciosa.
Andur: Este espaciopuerto da cobertura a todo el sistema de Stenness. Está justo en la frontera minera. La escoria de la galaxia pasa por esta estación para robar a los ‘Nessies el producto de sus minas.
Nomi: ¿‘Nessies?
Andur: Así es como los piratas llaman a los nativos del sistema de Stenness. 'Nessies.
Nomi: ¿¿Piratas??
Andur: Efectivamente. Aquí, la mayoría de la gente son piratas.
Tresdé: (En la distancia) ¿Amo Andur? ¿¿¿Amo Andur??
Nomi: Oh, bueno. Aquí viene Tresdé con el almuerzo. La pequeña Vima está hambrienta.
Andur: Comamos rápidamente. Estoy ansioso de terminar nuestro viaje y encontrarme con el Maestro Thon.
Tresdé: Oh, me alegro tanto de encontrarles en esta muchedumbre. Espero que la niña encuentre comestible esta comida, Ama Nomi. ¡Nadie quiso contarme con qué está hecha!

Quanto, uno de los matones de Gudb, golpea a Tresdé en la espalda. El droide cae al suelo, esparciendo el almuerzo por todas partes.

Tresdé: ¡¡Oh, cielos!! ¡¡Me hizo dejar caer la bandeja!!
Quanto: ¡¡Eh, mira por dónde vas, droide!!
Rek: ¡¡Sí, droide, ten cuidado!!
Tresdé: ¡Caramba! ¡No hacía falta eso, señor! ¡Mis sensores me indican que usted y su compañero de varios brazos se desviaron intencionadamente de su camino!
Quanto: ¿Me estás acusando de algo? ¿Droide?

Quanto planta el cañón de un bláster justo en la cara de Tresdé.

Rek: ¡Acaba con él, Quanto! ¡Esta basura espacial volverá a avisar a sus amos de carne y hueso!
Nomi: (Asustada) Andur, creo que esos hombres son...
Andur: (Se levanta) ¡¡Alejaos de ese droide!! ¡Él no os hizo nada!
Quanto: ¿Oh, sí? ¿Quién lo dice?

El alboroto alrededor de ellos se detiene, pero nadie alza un dedo para intervenir. Han visto cosas similares muchas veces con anterioridad.

Gudb: (Apartado a un lado, inadvertido) Eso es, Quanto. Mantenlos ocupados un poco más de tiempo... ¡Skritch, es hora de que prepares tus sacos de veneno! (Risas)

Andur enciende su sable de luz.

Andur: Yo lo digo, alejaos de ese droide. Y suelta el bláster, u os cortaré por la mitad.
Tresdé: ¡¡Amo Andur... detrás de usted...!!
Gudb: ¡¡¡A por él, Skritch!!!

Skritch aúlla, saltando desde Gudb hasta el cuello de Andur, y hunde sus colmillos venenosos en su arteria carótida.

Andur: ¡¡¡¡¡Arrrghhh!!!!!
Gudb: ¡¡A por él!! ¡¡Justo en el cuello!!

Skritch ríe entre sus colmillos.

Nomi: ¡¡¡Andur!!!
Vima: ¡¡¡¡Papá!!!!
Andur: (Débil, esforzándose) Quitádmelo... me está mordiendo... Nomi… ayúdame…

Andur choca contra el suelo. Muerto. Su sable de luz cae rodando.

Nomi: ¡¡Andur...!! (Sollozando) Andurrrr... e... e... está muerto… (Sollozando de forma incontrolada) Habéis matado a mi marido...
Gudb: (Fríamente) Tsk. Tsk. Eso es lo que pasa con los Jedi... tienen que mantener su atención en tantos blancos diferentes. Un pequeño resbalón, y... ¡pfft! ¡Se acabó! Qué vergüenza... ¡¡Ahora dame esos cristales de Adegan!! Luego podrás darle un entierro decente en el espacio.
Nomi: (Aterrada) ¡¡¡No me toques... déjame en paz!!!
Gudb: ¡¡¡Levántate!!! ¡Si nos das los cristales, quizá nuestro jefe Bogga el Hutt no te llevará como esclava a su Barcaza!!

Unos débiles zumbidos surcan el aire... una conmoción que sólo Nomi y Vima pueden oír...

Andur: (Un eco fantasmal) Nomi...
Nomi: (Traga saliva) ¿Qué es esa luz, surgiendo del cuerpo de Andur...?
Gudb: ¿¡¿De qué narices habla, señora?!?
El fantasma de Andur: Nomi, soy yo...
Nomi: Una figura de luz... ¿¿¿A… Andur???
Quanto: ¡Eh, Gudb, no parece que todos sus giroestabilizadores funcionen correctamente! ¡Está hablando sola!
Vima: Mamá... ¿¡¿es ése Papá?!? Es tan brillante...
Nomi: Vima lo ve también...
El fantasma de Andur: No llores por mí, Nomi. No es momento para las lágrimas.
Nomi: ¡¡¡¡¡Pero acabo de verte morir!!!!
El fantasma de Andur: Toma mi sable de luz. Protégete.
Nomi: Pero... ¡¡Pero yo no soy un Jedi, Andur!!
El fantasma de Andur: La Fuerza está contigo...
Rek: ¡¡Demonios, Gudb, todavía está hablándole al aire!! ¡¡Esto se está poniendo muy raro!! ¡Quizá sea mejor que nos larguemos de aquí!
Gudb: ¡Ni hablar, Rek! ¡No sin esos cristales! ¡¡Quanto!! ¡¡¡Quítaselos!!!
Quanto: Bien, señora. Ya oyó a Gudb. Deme los cristales.
El fantasma de Andur: Siente la Fuerza, Nomi. Déjala fluir en tus brazos. Toma el sable de luz.
Nomi: Yo... Yo...

Ella enciende el sable.

Nomi: ¡¡La siento, Andur!!
Gudb: (Como si estuviera hablando con un niño) Bien, señora, suelte el sable muy despacio, y no le haremos daño a usted o la pequeña...
Nomi: (Con una nueva fuerza en su voz) ¡¡¡Atrás!!!
Rek: ¡Mira cómo sujeta ese sable de luz, Gudb! ¿Crees que ella también pueda ser un Jedi?
Gudb: ¡¡¡Jedi o no, estará muerta como su marido Jedi si no nos entrega los cristales!!!
Quanto: Ella no es ningún Jedi. Vamos, señora... (desenfunda su bláster) tiene tres milisegundos para soltar ese mondadientes de diseño, o usted y la niña se convertirán en forraje de Bantha.
Nomi: (El odio llena su voz) Le aviso...
Quanto: Uno...
Nomi: Voy a hacerle daño...
Quanto: Dos...
Nomi: ¡¡¡Bien, entonces!!!
Quanto: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Tr… aaaggghhhhh!!!!!!!!!

Nomi corta a Quanto por la mitad.

Gudb: ¡¡¡Eh!!! ¡¡Ha partido en dos a Quanto!!
Rek: ¡¡¡Pagarás por eso, bruja!!! (Cuchillada del sable) ¡¡Aggh... arrrghghhhh!!!

Rek se une a Quanto en el suelo.

Gudb: (Asustado por primera vez) Oh, no.
Nomi: (Gritando) ¡¡¡¡Dije que me dejaran en paz!!!!
Gudb: Uno contra uno... Creo que no me gustan las probabilidades... ¡¡¡Vamos, Skritch!!! ¡¡¡Larguémonos de aquí!!!

Gudb sale huyendo.

Nomi: (Gritando tras él) ¡¡¡Arrástrate de vuelta a tu agujero del Lado Oscuro, escoria!!! ¡¡¡¡Y dile a tu amo el Hutt que le haré lo mismo a él!!!!

Nomi apaga el sable... y vuelve a la realidad.

Tresdé: (Intimidado) Ama Nomi...
Nomi: Oh... ¿qué es lo que he hecho?
Tresdé: (Risa) ¡Nos ha salvado, Señora! ¡Ha sido maravilloso!
Vima: ¿Mamá?
Nomi: ¡¿¡¿Maravilloso?!?! Yo... ¡¡¡he matado a esos hombres!!!
Tresdé: Cierto. ¿Y puedo sugerir que volvamos a la nave y dejemos este lugar enseguida?



Espaciopuerto de Stenness Suite de Bogga

Bogga: ¡¿¡¿Que habéis qué?!?!
Gudb: Hemos fallado, jefe. No conseguimos los cristales.
Bogga: ¡¡¡Yo no tolero el fracaso, Gudb!!!
Gudb: ¡Matamos el Jedi, de acuerdo, pero entonces esa pequeña mujer indefensa de repente salta y acaba con Quanto y Rek como si nada! ¿¿¿Quién iba a saberlo???
Bogga: Quizá debería usarte para alimentar a mi mascota Katriss.

Katriss es… bueno, una bestia bastante desagradable.

Gudb: ¿¿Qu... qué es eso, jefe??
Bogga: Oh, la recogí en un curioso lago de un planeta no muy lejos de aquí. Es mi pequeña mascota.
Gudb: No tan pequeña.
Bogga: Cierto. Creo que este dragón podría tragarte de un bocado, Gudb. ¡¡¡Y es justo lo que hará si no me traes esos cristales!!!
Gudb: Sin... sin problemas, jefe. Ahora mismo rastrearé su nave. ¿Quieres que envíe un equipo tras ella?
Bogga: Hmmm... No, Gudb. Prepara mi nave privada. Quiero dirigir esto personalmente.



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Nomi abrocha el cinturón de seguridad de Vima. Los motores suenan de fondo.

Nomi: Bien, Vima, ya está todo abrochado.
Vima: ¿Pero dónde está Papá, Mamá?
Nomi: Él... él no vendrá con nosotros, pequeña gema. ¿Está la nave lista, Tresdé?
Tresdé: Preparada, señora. Pero... no tenemos ningún curso trazado.
Nomi: Yo... creo que deberíamos ir donde Andur quería. Para ver al Maestro Thon.
Tresdé: Muy bien, pero me temo que el Amo Andur nunca trazó ese curso en la navicomputadora. Dijo que estaba pilotando sólo con su... eh... percepción.
Nomi: Entonces... entonces tendremos que hacer lo mismo. Yo todavía no entiendo muy bien la Fuerza, pero... la siento. Quizá nos guíe.
Tresdé: Muy bien, Ama Nomi. ¿Uh, a dónde debo, uh...?
Nomi: Por ahí. Simplemente dirígete allí fuera. Hacia las estrellas.....

El Explorador del Lado Luminoso entra en el hiperespacio.



***



Narrador: Es la era de los Jedi. 4.000 años antes del nacimiento de Luke Skywalker, los Caballeros Jedi eran los guardianes de la paz y la justicia en la Antigua República. Pero una amenaza a la paz y la justicia se ha alzado en el mundo salvaje de Onderon. Tres jóvenes caballeros Jedi Ulic Qel-Droma, su hermano Cay, y su compañero Tott Doneetafueron enviados a Onderon para prevenir una guerra, y descubrieron que la ciudad de Iziz había caído bajo el control de fieles adoradores de Freedon Nadd, un guerrero del Lado Oscuro que llevaba largo tiempo muerto.
Ahora, los Jedi luchan para defenderse de las fuerzas del Lado Oscuro.
Mientras tanto, Nomi Sunrider, llorando todavía a su marido asesinado, ha viajado al planeta desértico de Ambria, para encontrar el misterioso Maestro Jedi Thon... sin saber que es seguida por el gángster Bogga el Hutt. Desconoce igualmente que los eventos que siguen la conducirán al peligro... a Ulic Qel-Droma... y a un enfrentamiento con los poderes del Lado Oscuro...



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Se oyen, provenientes del exterior, las ásperas ráfagas de viento del desierto.

Nomi: Es… es un páramo.
Tresdé: Ama Nomi, seguramente no estará pensando en salir a ese..... ¡ese desierto! Quizá estaba equivocada.
Nomi: No... no. El Maestro Thon está aquí. La Fuerza me ha guiado. ¿Pero por qué aquí? ¿Por qué en este lugar desolado? Ese viento es tan extraño... mezclado con miedo y esperanza.
Tresdé: Este mundo está tan desolado, Ama Nomi. ¿Puede semejante mundo tan triste ser la morada de un gran Maestro Jedi?
Nomi: (No ha estado escuchando) ¿Hmm? Bueno... averigüémoslo. Vamos, Vima. Arriba.

Vima suelta unas risitas mientras Nomi le aúpa a su espalda.

Tresdé: Ama, si viajo con ustedes por ese seco páramo, mis juntas se atascarán. (Con aire fúnebre) Tendrá que abandonarme a la corrosión y los depredadores comedores de metal... un destino terrible para un droide....
Nomi: Sí. Quédate cuidando de la nave, Tresdé. Regresaré pronto. Le daré el regalo de Andur al Maestro Thon, y luego volveremos a nuestro planeta.



Restaurante de Iziz

La ciudad ha vuelto a su rutina habitual.

Ulic: No acabo de entender de qué está hablando el Maestro Arca, Cay.
Cay: ¿Qué quieres decir, Ulic?
Ulic: Bueno, hemos traído la paz a Onderon, ¿no? ¡La Reina Amanoa está muerta, la Princesa Galia se ha casado con el Jinete Salvaje Oron Kira, y los Oscuros ya no gobiernan la ciudad! ¡Ya hace semanas desde que pasó algo remotamente excitante! Entonces… ¿por qué está el Maestro Arca tan preocupado?
Cay: Ya has oído los rumores, Ulic. ¡Dicen que el Rey Ommin todavía está vivo! ¡Dicen que tiene un ejército entero de guerreros del Lado Oscuro, escondido en las catacumbas bajo la ciudad! Dicen…
Ulic: “Dicen, dicen, dicen, dicen”... ¿¡¿quién lo dice?!? ¡Además, si surge cualquier problema, hay cuatro Jedi aquí! ¡Podemos ocuparnos de cualquier cosa!
Cay: ¡No seas demasiado confiado, hermano! ¡El Lado Oscuro gobernó esta ciudad durante 400 años! El Lado Oscuro…

Cay mueve su nuevo brazo droide para reforzar sus palabras.

Cay: ...bueno, el Lado Oscuro es más fuerte de lo que pensamos.
Ulic: (Sombrío) Cay, tu brazo... t... te has adaptado tan bien a él que yo... casi lo había olvidado. Yo... lo siento. (Suspiro) Pero… me gustaría que pasase algo interesante...

Recién había comenzado a abrir su bocaza, cuando una gran explosión retumba en el aire. La gente grita en el exterior. Una sirena comienza a sonar en la ciudad.

Ulic: ¿Qué fue eso?
Cay: ¡Creo que era tu deseo, que se hace realidad! ¡¡¡El Palacio ha explotado!!!
Ulic: ¿¡¿El Palacio?!? ¡¡Tott Doneeta está allí!! ¡¡¡Vamos!!!